¿PC o consolas? Pros y contras de cada uno para que elijas el que más te convenga

pc o consolas

¿Qué es mejor… jugar con un PC o una consola?

La verdad es que no es una cuestión fácil de responder, ya que depende de muchos factores (como el dinero que estés dispuesto a invertir, los gráficos, el tipo de jugador que eres, etc.) y, sobre todo, del gusto personal de cada uno.

Pero aunque no puedo darte una respuesta rotunda, sí puedo exponerte las diferencias entre una plataforma y otra para que te hagas una idea clara de cuál de las dos te conviene más.

Así, si tienes dudas sobre si montarte un PC gaming o hacerte con una consola, podrás tomar la mejor decisión. 😉

Venga, vamos a ver cuáles son los pros y contras de cada uno.

Nota: si al final decides hacerte con un ordenador gaming, no dejes de leer este post donde te hablo de cómo configurarlo.

 

👉 ¿Pc o consolas? Diferencias entre estas dos plataformas de gaming

Este debate es tan viejo como el que hay sobre la pizza con o sin piña, o la paella con o sin limón. 

Llevamos un tiempo viendo como tanto los usuarios de PC como los de consola proclaman que su plataforma es mejor, enzarzados muchas veces en peleas absurdas que no llevan a ningún sitio.

La verdad es que ambas plataformas tienen sus pros y sus contras a la hora de jugar y, si bien es cierto que la tecnología con la que se fabrican los ordenadores es superior, las consolas ofrecen ventajas únicas para sus usuarios como la exclusividad de algunos juegos.

Pero para poder llegar a una conclusión acertada, lo mejor será que veamos cuáles son las diferencias más destacables entre un PC gamer y una consola de última generación.

Toma nota.

 

✅ 1. Calidad gráfica

Empecemos por lo más evidente: los gráficos.

Como te decía más arriba, la tecnología utilizada en la construcción de ordenadores suele ser superior a la que se usa en consolas, lo que incluye la potencia de la tarjeta gráfica.

Es decir, si eres consolero tendrás que conformarte con la capacidad gráfica predefinida que tenga tu máquina. En cambio, en PC puedes elegir la calidad de imagen en función del rendimiento de tu tarjeta gráfica (cuanto mejor sea, mayor calidad de imagen).

A esto hay que sumarle que la consola consume prácticamente todos sus recursos en renderizar el juego (generar las imágenes que ves en pantalla), por lo que si el título es exigente gráficamente, puedes encontrarte con trompicones o mal funcionamiento.

Sin embargo, no tendrás este problema en PC (siempre que cuentes con una buena tarjeta gráfica, claro).

 

✅ 2. Precio

Aquí la cosa resulta bastante dispar, así que vayamos por partes.

Si quieres jugar sin complicarte demasiado la vida y sin sacar de tu cartera más de 300 € (de momento, pues la nueva generación de consolas está a la vuelta de la esquina, y ya subirán a 400 € mínimo), está claro: hazte con una PS4, una Xbox One o la Swicht.

Eso sí, ten en cuenta que conforme vayan sacando juegos nuevos es probable que tengas que comprarte una versión mejorada (como ya sucede con la PS4 Pro o la Xbox One X), ya que en unos pocos años tu modelo se quedará obsoleto.

Por otro lado, montarte un PC gaming que pueda mover los títulos más actuales y potentes no va a bajar de 700 €, como mínimo. Pero una vez hayas hecho esta inversión, bastará con actualizar la tarjeta gráfica para poder seguir disfrutando de todas las novedades.

Y luego hay que tener en cuenta también el precio de los juegos.

De partida, un videojuego suele costar lo mismo tanto para consola como para PC. Sin embargo, a los pocos meses desde su lanzamiento el mismo videojuego habrá bajado muchísimo de precio en ordenador, mientras que se mantendrá más o menos igual en consola.

Además, existen diferentes plataformas y tiendas online como Steam, donde es muy sencillo comprar videojuegos para ordenador a precio muy reducido. Cosa que no sucede en consolas.

 

✅ 3. Exclusividad

Y hablando de juegos, es importante mencionar que las consolas cuentan con títulos exclusivos que no se pueden jugar en PC. Como por ejemplo:

  • PS4: God of War, Uncharted 4.
  • Xbox One: Gears 5.
  • Swicht: The legend of Zelda: Breath of the wild.

Sin embargo, cada vez son más los juegos que se lanzan tanto para consolas como para PC, por lo que poco a poco la brecha se va estrechando. No sería de extrañar que en unos años apenas queden juegos exclusivos para consolas.

 

✅ 4. Retrocompatibilidad

En consolas es muy común que cada cierto tiempo se produzca un cambio de generación, como el que hubo por ejemplo entre PS2 y PS3, o PS3 y PS4.

Esto puede resultar un problema si quieres jugar a títulos antiguos, ya que (remasterizaciones aparte) los juegos de una consola de una generación anterior no se pueden usar en la siguiente. Vaya, que si quieres jugar a algo de PS2, olvídate de hacerlo en tu PS4.

En PC esto no es la norma general. Gracias al trabajo de la comunidad gamer y de plataformas como GOG, que adaptan juegos antiguos para que funcionen en los nuevos sistemas, puedes disfrutar de juegos antiguos fácilmente.

 

✅ 5. Benditos MODS 

En la jerga de los videojuegos, un mod es una extensión del software que modifica la estructura original de un juego, proporcionando nuevas posibilidades como:

  • Ambientaciones nuevas.
  • Mejores gráficos.
  • Personajes diferentes.
  • Mecánicas.
  • Diálogos.
  • Misiones.
  • Objetos.

Por ponerte unas cuantas, ya que en realidad con los mods se puede modificar casi cualquier aspecto del videojuego.

Los casos más famosos de juegos mejorados gracias al uso de mods son Skyrim, The Witcher 3 o Fallout 3, que mediante estas modificaciones lucen espectaculares a pesar de tener ya unos cuantos años.

Desgraciadamente, esta práctica no está muy extendida en consolas, y lo que hay es tan poca cosa (y poco útil, además) que apenas merece la pena probarlo.

Punto a favor para el PC.

 

✅ 6. Modo online

Este es uno de los lastres que perjudican a la comunidad consolera, ya que para jugar de manera online en consola es preciso pagar una cuota mensual (además de lo que pagues a tu proveedor de Internet, claro).

En cambio, para jugar en red con el PC no necesitas más que tener acceso a Internet, y listo.

Nada más que añadir, señoría.

 

✅ 7. Periféricos

Cada consola cuenta con sus propios periféricos, de su propia marca y modelo, y, claro está, no se pueden utilizar otros que no sean esos.

En PC la cosa resulta bastante distinta, ya que se puede usar todo tipo de mando, y también otros periféricos que mejoran la experiencia de juego como el teclado y el ratón gaming.

Decidir si resulta más cómodo jugar con mando o con ratón ya es cosa tuya. 😉

 

👉 PC vs consolas: ¿quién gana el combate?

Recapitulando todo lo que hemos visto en este artículo, podemos decir que:

  • El PC resulta más potente en cuanto a calidad gráfica y rendimiento.
  • Pero las consolas son más baratas y cuentan con juegos exclusivos.

En mi caso particular, prefiero jugar con PC, ya que me resulta más cómodo y los precios de sus juegos son más asequibles, lo que me permite darle caña a gran cantidad de títulos al año. Aunque también es verdad que echo en falta obras como God of War, Horizon Zero Dawn o The Last of Us.

Así que tú decides, ¿PC o consolas?

Cuéntame tu elección a través de los comentarios. Me encantaría saber qué opinas tú sobre el tema.

Y si estás buscando más información sobre otros periféricos de gaming, ➡️ aquí encontrarás un amplio listado con el resto de guías que he preparado (ratones, teclados, auriculares…)

De gamer a gamer. 😉

 

Referencias:

PC Gaming vs Console Gaming – Which Should I Choose?

Should You Buy a Gaming PC or a Console or Neither?

PC vs Console Gaming: A War On Multiple Fronts

9 reasons why PC gaming is a better value than consoles