¡Únete a nuestro canal de Telegram para enterarte de las mejores ofertas de gaming e informática! 👉 t.me/gamerpcES

Ordenador para edición de vídeo 2021: Guía de compra

ordenador para edición de vídeo

La edición de vídeo, especialmente si se trabaja con altas resoluciones, necesita de un ordenador potente. Más incluso que otras tareas también exigentes como jugar en alta calidad.

Por eso, y para no descubrir al poco tiempo que nuestro equipo se ha quedado corto, es importante elegir cuidadosamente todos los componentes y asegurarnos de que nos hacemos con el mejor PC para edición de vídeo posible.

También es esencial saber bien dónde invertir nuestro dinero, con el fin de que no gastemos más de la cuenta en aspectos que para esta labor pueden ser secundarios.

Así que, si estás buscando un ordenador para editar vídeo, en esta guía te mostraremos los requisitos más importantes que debe cumplir un equipo para rendir bien en estas tareas.

Y posteriormente encontrarás configuraciones sugeridas divididas por presupuesto. De esta forma, podrás elegir la que mejor te convenga según tu nivel de exigencia y tu presupuesto: usuario aficionado, avanzado o profesional.

 

Cómo elegir un PC para editar vídeo

Un ordenador cuyo principal uso vaya a ser el montaje de vídeos debe tener unas características que lo diferencian de otros equipos enfocados a otros menesteres, como puede ser el gaming o la ofimática, por ejemplo.

A continuación vamos a ver cuáles son los componentes más importantes en un PC dedicado a esta actividad y cómo elegir los adecuados.

 

Procesador para edición de vídeo.

Procesador

El procesador o CPU es la parte más determinante de un PC de este tipo. En cualquier otro ordenador esta elección es también importante, pero puede quedar en un segundo plano frente a la tarjeta gráfica, como es el caso de los ordenadores para jugar.

Aquí, en cambio, tener un buen procesador es vital si quieres que tu equipo te sirva para editar vídeo con fluidez.

La excepción es si editas con DaVinci Resolve. Este software aprovecha más la tarjeta gráfica que el procesador.

Al elegir CPU, tenemos que fijarnos en dos características:

  • Número de núcleos: la mayoría de los programas de edición, como Adobe Premiere, Sony Vegas y Final Cut Pro se benefician de tener un buen número de núcleos. Como mínimo, debemos hacernos con un procesador con 6 núcleos, ya que por debajo de esa cantidad podemos tener problemas de rendimiento. Algunos procesadores, además, dividen sus núcleos en dos hilos o núcleos virtuales. Es lo que se conoce como tecnología hyperthreading, y también agradecerás tenerla.
  • Velocidad de frecuencia: Aquí podemos considerar una buena cifra a partir de los 3,6 GHz. Muchas CPU cuentan con frecuencia turbo, un sistema que acelera la velocidad automáticamente cuando el sistema lo necesita.

Estos son reglas generales, pero hay que tener en cuenta que un procesador con muchos núcleos normalmente tendrá una menor frecuencia en cada uno de ellos: es difícil tener muchos núcleos y una gran velocidad al mismo tiempo.

Así que lo importante es alcanzar un buen balance entre ambos apartados. De nada nos sirve un procesador de 16 núcleos si cada uno va a ir muy lento.

Procesadores recomendados:

  • Intel Core i5/i7/i9
  • AMD Ryzen 5/7/9
  • AMD Threadripper

 

Tarjeta gráfica.

Tarjeta gráfica

Aunque suene contradictorio, la tarjeta gráfica es un componente menos importante que el procesador. Así que puedes recortar un poco en este apartado si eso te permite comprar un procesador mejor.

Esto es cierto con la mayoría de software de edición, salvo con DaVinci Resolve. Si este es tu programa más usado, sí deberías invertir más en la gráfica.

Sin embargo, esto no quita que sea un componente importante en nuestro equipo.

Los programas de edición actuales se benefician de la aceleración por hardware que brindan las tarjetas gráficas para codificar y renderizar, por lo que tener una gráfica incluso de gama media te ahorrará mucho tiempo.

Lo más importante es la cantidad de memoria (VRAM) de la tarjeta. Con 4GB es suficiente para la mayoría de usuarios.

Pero si vas a trabajar con grandes cantidades de archivos de gran resolución o a aplicar efectos visuales complejos, como sombreado o renderizado en 3D, te recomendamos una gráfica de gama alta.

Los dos fabricantes de tarjetas gráficas que encontrarás en el mercado son:

  • Nvidia: parte con cierta ventaja, ya que usan una tecnología de procesamiento en paralelo mediante núcleos CUDA, del que se benefician muchos programas.
  • AMD Radeon: soporta el protocolo OpenCL, que funciona de forma similar al sistema CUDA, aunque el rendimiento suele quedar algo por debajo.

 

Memoria RAM.

Memoria RAM

La memoria RAM es otro componente clave para disfrutar de un buen PC para trabajar con vídeos.

La RAM es la memoria a corto plazo del ordenador. Aquella en la que se almacena temporalmente los datos de los programas que estás usando en cada momento. En la edición de vídeos, específicamente, se usa sobre todo para almacenar en caché los archivos de previsualización.

Aquí, más que el modelo concreto de RAM que elijas, lo fundamental es la cantidad.

Ahora bien, ¿cuánta memoria es suficiente?

Esto depende de la longitud, la resolución y la profundidad de bits de tus vídeos:

  • 8GB-16GB: es el mínimo recomendado. Apto para resoluciones de 1080p o 2K.
  • 32GB: para resoluciones mayores, como 4K.
  • 64GB o más: para flujos de trabajo más intensos, como vídeos en 8K y 10 bits de profundidad.

El siguiente factor a considerar, aunque mucho menos importante, es la velocidad.

Elige siempre la más rápida si no supone una gran diferencia de precio. 2400 MHz es la velocidad básica para memorias DDR4, mientras que las de 3600 MHz están entre las más veloces.

Por último, te recomendamos usar la RAM en varios canales paralelos, ya que es así como más rápido funciona.

Para ello, compra los módulos de memoria en packs de dos (Dual-Channel) o cuatro (Quad-Channel), en lugar de módulos individuales (Single-Channel).

Es decir, si vamos a instalar 16GB, siempre será mejor tener dos módulos de 8GB que uno solo de 16GB.

Eso sí, asegúrate de que tu procesador y placa base admite esta configuración (lo puedes comprobar en las especificaciones).

 

Disco SSD externo Samsung T5 de 2TB.

Almacenamiento interno (HDD vs. SSD)

El almacenamiento es la memoria a la largo plazo, donde guardarás tus clips de vídeo mientras trabajas en ellos y una vez finalizados.

Pero además, también necesitas espacio para instalar tus programas y almacenar otros archivos: fotos, documentos, descargas… Así que más te vale tener memoria de sobra.

En cuanto al tipo de almacenamiento, existen dos opciones: discos de estado sólido (SSD) y disco duro magnético (HDD).

Cualquiera de los dos te servirá, siempre que dispongas de la cantidad suficiente. Pero los discos SSD presentan numerosas ventajas:

  • Son mucho más rápidos.
  • Son más ligeros.
  • Son más silenciosos.

Existen varios tipos de SSD. Los más básicos son los SATA, mientras que los NVMe son los más avanzados. Siempre que puedas, elige uno de estos (aunque con un SATA ya notarás muchísimo la diferencia).

Sin embargo, los SSD también cuestan mucho más que los HDD tradicionales.

Por eso, una buena opción es combinar un HDD de gran capacidad y uno o dos SSD más pequeños.

El SSD te servirá para instalar el sistema operativo, los programas y los vídeos sobre los que estás trabajando, mientras que en el HDD podrás guardar tus archivos y los vídeos una vez finalizados.

También es muy útil contar con un disco duro externo.

Esto te permitirá hacer copias de seguridad o simplemente almacenar tus vídeos fuera del ordenador, en una unidad que puedas llevar contigo si lo deseas.

 

Mejores configuraciones de ordenadores para edición de vídeo

Nota: El precio de los equipos es solamente orientativo, ya que el importe de los componentes fluctúa continuamente y está sujeto a ofertas, disponibilidad, demanda, etcétera

PC para edición de vídeo casual: 800 euros

Ordenador para edición de video por 700 euros.Con este equipo podrás editar de forma rápida y fluida en Full HD, aunque también soporta resoluciones mayores, incluso 4K (claro que la respuesta en este caso no será tan buena y tendrás que armarte de más paciencia).

Hemos elegido el procesador AMD Ryzen 5 3600, uno de los mejores procesadores disponibles a día de hoy, ya que se beneficia de sus múltiples núcleos (6 núcleos y 12 hilos) para renderizar de forma rápida.

En cuanto a la tarjeta gráfica, para este presupuesto nos quedamos con la Nvidia GTX 1650 Super, dotada de 4 GB de GDDR5 y 1.408  núcleos CUDA.

También hemos equipado este PC con un buen SSD, algo imprescindible para editar vídeo, y 16 GB de memoria RAM.

 

PC para edición de vídeo entusiasta: 1.200 euros

Ordenador para editar vídeos por 1000 eurosEl ordenador que ocupa el segundo escalón nos permitirá editar de forma avanzada incluso profesional, aunque no tanto en altas resoluciones como 4K.

Para el procesador, nos hemos decantado por el AMD Ryzen 7 3800XT, que nos otorga dos núcleos más que el Ryzen 5 del equipo anterior, haciendo un total de 8 núcleos y 16 hilos.

Además, admite un overcloking bastante decente sin necesidad de forzar mucho el equipo, con el que podemos obtener un rendimiento todavía superior.

También hemos subido algunos peldaños en la elección de la tarjeta gráfica, y en esta ocasión vamos con una Nvidia GTX 1660, que gracias a sus 1.408 núcleos CUDA y sus 6 GB de memoria GDDR6 nos facilitará mucho la tarea a la hora de procesar nuestros vídeos.

Este PC también incluye un disco SSD NVMe de gran velocidad para acelerar el sistema operativo y el software de edición que utilicemos.

 

PC para edición de vídeo profesional: 2.000 euros

Ordenador para editar vídeos a 4KPor último, tenemos a nuestro caballo de batallas para la edición en vídeo. Un equipo que podemos usar de forma profesional, gracias al procesador Intel Core i9-9900K, el mejor a día de hoy si tenemos en cuenta su calidad-precio.

Sus 8 núcleos y 16 hilos ofrecen una gran potencia tanto en procesos de un solo núcleo como en los que usan varios, y pueden elevarse hasta 5 GHz en modo turbo.

Como tarjeta gráfica tenemos la Nvidia RTX 2070 Super, que nos ayudará a trabajar en altas resoluciones, a lo que hay que añadir 32 GB de memoria RAM, 1 TB de SSD y un disco duro interno de 4 TB para almacenar todos tus vídeos y demás archivos.

 

Hazte ya con el mejor ordenador para editar tus vídeos como al máximo nivel

Comprar un PC para editar vídeos puede ser caro, ya que requiere de un hardware potente, sobre todo a nivel de procesador.

Sin embargo, si no lo vas a usar de forma profesional, sino para hacer algún montaje de vez en cuando, o incluso para tus vídeos de Youtube, entonces no es necesario gastarse una fortuna.

Simplemente debes recordar estas tres reglas: invierte en un buen procesador por delante de la tarjeta gráfica, sé generoso con la cantidad de memoria RAM y, como para cualquier otro ordenador, busca siempre el equilibrio.

De nada sirve un PC muy potente si tienes una fuente de alimentación que deje de funcionar al poco tiempo, o un monitor que no sea capaz de reproducir las resoluciones con las que vayas a trabajar.

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!