Mejores monitores 1440p 144hz para gaming, diseño y multimedia

Monitor 2K 144Hz

Los monitores 2K 144Hz han alcanzado una gran popularidad en los últimos años.

Esto se debe a que ofrecen un gran equilibrio a sus usuarios, el balance perfecto entre una alta resolución y un movimiento rápido y fluido.

De hecho, hacerse con una de estas pantallas es una de las mejores actualizaciones que puedes hacer a tu equipo gaming, si todavía juegas en un monitor Full HD estándar.

En esta guía encontrarás los mejores modelos del mercado y algunos consejos para elegir el monitor que mejor se ajuste a tus necesidades.

¿Qué son los monitores 2K 144HZ?

Antes de entrar en materia, vamos a explicar brevemente en qué consisten estos monitores.

Estas pantallas tienen dos características principales por las que reciben su nombre:

  • Resolución: tienen una resolución de 2560 x 1440 píxeles, lo que supone un 78% más de píxeles que los monitores 1920 x 1080 (Full HD). A esta resolución también se la conoce como QHD (Quad High Definition) o WQHD (Wide Quad High Definition).
  • Tasa de refresco: este dato indica las veces que el monitor renueva la imagen que muestra en un segundo. Cuanto mayor sea, más fluida resulta la imagen. En nuestro caso, estos monitores tienen una tasa de 144Hz, lo que significa que en cada segundo la pantalla actualiza todos los píxeles 144 veces. En comparación, los monitores estándar solo funcionan a 60Hz.

 

¿Necesito un monitor 2K 144Hz?

Aunque estos monitores son una gran opción a día de hoy, no todo el mundo los necesita.

Si solo vas a navegar por Internet y ver series, desde luego no merece la pena el desembolso.

Pero si te sientes identificado con alguna de estas situaciones (e idealmente con más de una), entonces sí te recomendamos pasarte al mundo de los 1440p 144Hz:

  • Tienes un equipo potente con una buena tarjeta gráfica: no tiene sentido comprar un monitor de altas prestaciones si tu ordenador no está a la par. Especialmente debes guiarte por tu tarjeta gráfica. ¿Es capaz de producir una buena tasa de frames? Entonces, adelante. Pero si no es así, lo más recomendable es que mejores tu PC antes de cambiar de monitor, ya que de lo contrario no notarás la diferencia.
  • Tienes que cambiar de monitor sí o sí: si llevas tiempo queriendo renovar tu pantalla, porque la que tienes ahora se te cae a pedazos, puede ser el momento perfecto para hacerte con uno de estos modelos. Y es que, a no ser que andes muy corto de presupuesto, comprar a estas alturas un monitor Full HD a 60Hz no es lo más rentable si quieres que te dure muchos años.
  • Juegas a títulos competitivos: en juegos online del tipo FPS o MOBA, tener un monitor con una buena velocidad de respuesta puede ser crucial. En este caso, la tasa de refresco es más importante que la resolución. Pero si no quieres renunciar a disfrutar de unos buenos gráficos, los 1440p 144Hz son la combinación ideal para ti.
  • Eres profesional multimedia o realizas otras tareas además del gaming: ¿eres diseñador gráfico o fotógrafo? ¿Editas vídeos o modelas en 3D? Todas estas tareas se benefician de una pantalla de estas características, ya que tus imágenes lucirán con mucho más detalle. Además, proporcionan más espacio de pantalla efectivo, permitiendo tener más ventanas abiertas de forma simultánea.

 

Aspectos a tener en cuenta al comprar un monitor 1440p 144Hz

Aquí van algunas claves en las que fijarte para elegir el mejor monitor QHD 144Hz:

Tamaño

A la hora de decidir el tamaño de pantalla adecuado, no solo importan las pulgadas. También hay que considerar la densidad de píxeles.

¿Y eso qué es?

Pues muy fácil: la relación entre el número de píxeles y de pulgadas.

Si la densidad es muy baja, la imagen se verá pixelada. Y si es muy alta, todo se verá con una gran nitidez, pero demasiado pequeño.

Un buen punto intermedio para la mayoría de los usuarios es de 109 PPI.

En el caso de los monitores 1440p, esta cifra se alcanza en los modelos de 27 pulgadas, por lo que este es el tamaño óptimo.

Los monitores de 27 pulgadas son suficientemente grandes para prácticamente cualquier uso, pero no tanto como para que tengas que mover la cabeza de un lado a otro para ver todo lo que sucede en la pantalla.

Tipo de panel

Los paneles más populares son el IPS, el VA y el TNS.

Los tres forman parte de la familia de las pantallas LCD, aunque cada cual tiene sus propias características.

  • TN: Tienen la peor calidad de imagen, pero a cambio sus tiempos de respuesta son muy buenos. Incluso puedes encontrar monitores 2k 144hz de 1ms con este panel. Por eso, son los favoritos de los gamers, especialmente los más competitivos y los que juegan a títulos de ritmo muy rápido.
  • VA: Los paneles de tipo VA destacan por su excepcional contraste, ofreciendo unos oscuros muy profundos y detallados. Por contra, tienen un tiempo de respuesta alto, e incluso a altas tasas de refresco, suelen producir efectos de ghosting.
  • IPS: Esta opción es la más equilibrada de las tres. Muestra una buena calidad de imagen y unos colores muy realistas, mientras que el tiempo de respuesta no es tan elevado como en el caso de los VA. Además, el ángulo de visión es muy amplio (puedes mirar desde los lados, desde arriba o desde abajo sin que la imagen se vea distorsionada). Es la opción preferida para ordenadores destinados a fotografía y a edición de vídeo.

Entonces, ¿qué panel elegir?

Pues como has podido comprobar, todo depende de tus necesidades. Si necesitas un buen tiempo de respuesta, elige un TN. Si quieres la mejor calidad de imagen, un VA. Y para una opción todoterreno, que no destaque en ningún apartado pero que cumpla en todos, un IPS es lo tuyo.

Wide o ultra wide

Los monitores estándar (wide) tienen una relación de aspecto de 16:9, la misma que la mayoría de televisores.

En cambio en los ultra wide la relación es de 21:90 (o yendo un paso más allá, los hay incluso de 32:9), por lo que la pantalla es un 33,3% más ancha de lo habitual.

Esto puede ser beneficioso en muchos casos. Por ejemplo, para tener varias ventanas abiertas cuando trabajas distintos programas a la vez.

Y a la hora de jugar, permite disfrutar de una experiencia más inmersiva, ya que tienes un campo visual más amplio. Eso sí, no todos los juegos son compatibles con este formato. En los que no lo sean, la imagen se mostrará con el ratio 16:9 normal, lo que te dejará con una franja negra a cada lado de la pantalla.

G-Sync o FreeSync

Si el gaming va a ser uno de los usos que vas a dar a tu monitor, te interesa mucho que sea compatible con la tecnología adaptativa.

Se trata de un sistema que sincroniza la tasa de refresco del monitor con la velocidad de la tarjeta gráfica, con el fin de reducir defectos visuales como los tirones de pantalla, que se dan cuando la tasa de frames del juego van por encima de lo que el monitor es capaz de mostrar.

Esta tecnología puede ser de dos tipos, según el fabricante de tarjetas gráficas que lo incorpore:

  • G-Sync: Es compatible con tarjetas gráficas de Nvidia. Tiene un mayor rango de tasa de refresco y un menor input lag (retraso de entrada), aunque también es más caro.
  • FreeSync: Diseñado para tarjetas gráficas AMD. Más barato que el G-Sync, pero también más limitado.

Por lo tanto, para disfrutar de una imagen fluida en tus partidas, necesitas un monitor con G-Sync si tienes una gráfica Nvidia o un monitor con FreeSync si tu gráfica es AMD.

Ahora bien, desde 2019 Nvidia lanzó un driver para sus gráficas más modernas (series GTX 1000, GTX 1600, RTX 2000 y posteriores) que las hacía compatibles también con monitores FreeSync.

Esto es una gran noticia, ya que, como hemos visto, el FreeSync es un sistema más barato que el G-Sync, y a partir de ahora es compatible con casi cualquier gráfica.

Pero el G-Sync sigue teniendo un rendimiento superior. Así que, si tienes una gráfica Nvidia y el presupuesto suficiente, no lo dudes y hazte con un monitor con G-Sync.

Curvo o plano

Los monitores curvos han ganado mucha popularidad en los últimos años.

Proporcionan una experiencia más envolvente y ayudan a reducir la fatiga ocular. Pero al final, es cuestión de preferencias.

También existen distintos grados de curvatura, que se mide en milímetros de radio (R).

Cuanto menos radio tenga un monitor, más curvado será. Así, un monitor de 1800R será mucho más curvo que uno de 3500R.

Eso sí, ten en cuenta que para que estos monitores sean efectivos tienen que ser más grandes, y normalmente de formato ultra wide, por lo que el precio también será más alto.

Tiempo de respuesta e input lag

Estos dos datos solo son relevantes si eres gamer.

  • Tiempo de respuesta: es lo que tarda el monitor en cambiar un píxel de negro a blanco. Si este tiempo es muy alto, puedes ver la imagen movida o borrosa en juegos muy rápidos. Según cómo se mida, puede expresarse en GtG (Gray to Gray) o MPRT (Moving Picture Response Time). El MPRT es más preciso, pero los fabricantes no suelen indicar el método usado, por lo que normalmente indican la cifra más baja. Por eso, cuando nos encontramos con un monitor supuestamente con 1ms, hay que tomarlo con pinzas, ya que normalmente es una cuestión de marketing. Pero por lo general, no deberías tener problemas por debajo de los 5ms.
  • Input lag: es el tiempo que pasa entre que la tarjeta gráfica o el jugador envía una señal (por ejemplo, pulsas una tecla o haces clic con el ratón) y el monitor la registra y muestra en pantalla. Este aspecto no se muestra en las especificaciones, por lo que te tocará buscar reviews para hacerte una idea del retardo de cada modelo.

Conectividad

Cuantos más y más variados conectores tenga el monitor, mejor: HDMI, DisplayPort, puertos USB, salidas para auriculares y micrófono…

Siempre es cómodo tener estas opciones a mano, y por supuesto, de esta forma podrás conectar tu pantalla a un mayor número de dispositivos.

No obstante, la mayoría incluye como al menos HDMI y DisplayPort, que es lo mínimo exigible.

Opciones de ajustes

El monitor que elijas debería tener suficientes opciones para regular su posición. Al menos, que se pueda elevar o bajar para ajustarlo a tu estatura y la altura de tu silla.

De lo contrario, te tocará colocarlo encima de un paquete de folios, una opción muy socorrida pero poco práctica (y no digamos estética).

Los modelos más avanzados también permiten girarlos o inclinarlos en caso necesario, aunque esto ya es algo secundario.

HDR

Algunos monitores con compatibles con el HDR (High Dynamic Content), que proporcionan un nivel de brillo, contraste y gama de color superior a todo lo que habíamos visto por ahora.

Por supuesto, para las tareas más cotidianas el HDR no sirve para nada, pero si haces edición multimedia, juegas o ves películas en el ordenador, sí que puede marcar la diferencia.

Pero para poder maravillarnos con esta calidad de imagen, no solo necesitamos un monitor con HDR, sino que el contenido que veamos también lo incorpore.

Y ahí viene el problema: los contenidos HDR todavía son relativamente escasos, especialmente en el caso de los videojuegos.

Además, hay diferentes niveles de HDR. Algunos monitores se anuncian como compatibles con HDR, cuando en realidad no lo son, y solo incorporan algún tipo de tecnología dinámica.

Para asegurarte de que no te dan gato por liebre, asegúrate de que cuenta con la certificación DisplayHDR otorgada por VESA. Estos certificados van del nivel 400 al 1400, según sus prestaciones. Para notar una mejora real sobre una pantalla estándar, elige un monitor de al menos DisplayHDR 600.

 

Mejores monitores QHD 144Hz

En la siguiente lista encontrarás los mejores monitores de estas características del mercado.

Hemos incluido opciones para todos los usos y bolsillos: desde los más económicos para las tareas del día a día hasta los más potentes dirigidos a profesionales y gamers.

 

ASUS TUF VG27AQ

Monitor 2k 1440Hz ASUS TUF VG27AQ

 

El ASUS TUF VG27AQ es uno de los mejores monitores del mercado por calidad-precio, ya que tiene todo lo que el 90% de los usuarios pueda desear.

Aunque su tasa de refresco estándar es de 144Hz, al igual que todos los modelos de esta guía, puede overclockearse (acelerarse) hasta los 165Hz, para un rendimiento todavía mayor.

Cuenta con FreeSync y una función llamada Extreme Low Motion Blur Sync (ELMB SYNC) que hace que entre cada frame todos los píxeles se renueven por completo. Junto con un tiempo de respuesta de solo 1ms MPRT, el resultado es una experiencia de juego increíblemente nítida y libre de tirones y otros defectos visuales.

El panel es de tipo IPS, por lo que los colores son bastante vívidos y los ángulos de visión muy amplios (perfecto para jugar con los colegas en modo cooperativo local). Y aunque estos paneles no destaquen especialmente por su contraste, lo cierto es que en este modelo es muy decente

También es compatible con contenidos HDR 10, aunque no les exprime todo su potencial, ya que la gama de color y el nivel de contraste se queda un poco por detrás de lo que este estándar de imagen puede ofrecer.

Especificaciones:

  • Uso: Gaming
  • Panel: IPS
  • Resolución: 2560 x 1440
  • Tasa de refresco: 144Hz-165Hz
  • Tiempo de respuesta: 4 ms GtG, 1 ms MPRT
  • Sincronización: G-Sync

 

AOC CQ27G1

Monitor 2k 144hz 1ms AOC C27G1

Este AOC CQ27G1 es el mejor monitor 1440p 144Hz barato que puedas encontrar, si lo que quieres el ahorrar al máximo sin renunciar a la maravillosa experiencia visual que ofrece esta resolución.

Sin duda, el punto fuerte de esta pantalla es su calidad de imagen, gracias a su panel VA. El contraste, de 3.000:1, es superior al que puedes encontrar en la mayoría de modelos, consiguiendo unos tonos oscuros muy profundos.

Cuando más se disfruta este contraste es al bajar la iluminación de la habitación para echar una partida o ver una película o serie, aunque en un entorno más iluminado también ofrece una buena experiencia.

Los colores también son vívidos, cubriendo el 122% del espacio de color sRGB, lo que lo convierte en una buena alternativa para editar fotos o vídeos.

Eso sí, en juegos muy rápidos puede producir algo de desenfoque movimiento, sobre todo en escenas oscuras. Y aunque cuenta con la función MBR para reducirlo, hay que desactivar antes el FreeSync.

Otro aspecto a destacar es que estamos ante una pantalla curva, algo poco común en monitores tan baratos. Aunque con 27 pulgadas, la curvatura es de solo 1800R, bastante sutil.

Especificaciones:

  • Uso: Todoterreno
  • Panel: VA
  • Resolución: 2560 x 1440
  • Tasa de refresco: 144Hz-165Hz
  • Tiempo de respuesta: 4 ms GtG, 1 ms MPRT
  • Sincronización: FreeSync

 

Acer XB Predator XB271HU

Monitor gaming 2k 144Hz Acer XB Predator XB271HU

Si prefieres un diseño más marcadamente gaming, el Acer XB Predator te ofrece eso y mucho más.

Tus sesiones de juego resultarán muy fluidas gracias a su bajo tiempo de respuesta e input lag y su alta tasa de refresco, que puede overclockearse hasta los 165Hz.

La calidad de imagen es notable, aunque requiere configurar un poco los ajustes para dar con el punto exacto.

El nivel de contraste no es demasiado alto (1.000:1), por lo que no es la mejor opción si vas a usarlo principalmente a oscuras. Por el contrario, el brillo alcanza unas cotas más que satisfactorias, con 350 cd/m2, lo que lo convierte en un buen monitor para oficina y uso generalista.

Para cuidar tu vista en las largas sesiones que pases ante él, incorpora la tecnología EyeProtect, con una serie de funciones como la reducción del parpadeo y de los reflejos y filtro de luz azul incorporado.

Por su parte, para combatir el desenfoque de movimiento puede activarse tanto el G-Sync como el ULMB (Ultra Low Motion Blur), ambas tecnologías diseñadas para tarjetas Nvidia.

Por último, incluye numerosas opciones de ergonomía para adaptar la posición de la pantalla a tu antojo.

Especificaciones:

  • Uso: Gaming
  • Panel: IPS
  • Resolución: 2560 x 1440
  • Tasa de refresco: 144Hz-165Hz
  • Tiempo de respuesta: 4 ms GtG
  • Sincronización: G-Sync

 

LG 27GL83A-B

Monitor gaming 2K 144Hz LG 27GL83A-B

El LG 27GL83A-B es un monitor que lo hace casi todo bien, por lo que puede usarse para todo tipo de tareas.

Pero donde más destaca es en el gaming. Se trata de una de las pantallas IPS más rápidas de la actualidad, alcanzado el rendimiento de muchos modelos TN. Con este monitor disfrutarás de una imagen sin ghosting incluso en los juegos más frenéticos.

Su input lag también es notablemente bajo, por lo que si lo tuyo son los títulos competitivos, no te equivocarás con este modelo.

Todo ello se acompaña con la tecnología de sincronización FreeSync, que podrás usar tanto con tarjetas AMD como con los últimos modelos de Nvidia.

En cuanto a calidad de imagen, nos encontramos con resultados divididos. Si bien los colores son muy fieles y los detalles nítidos, el nivel de contraste no es muy elevado (1.000:1), algo que por otro lado es normal en los paneles IPS.

Soporta contenidos HDR, aunque solo por emulación de software, por lo que los resultados quedan bastante por debajo de un auténtico monitor con HDR certificado.

Cabe destacar que este modelo es prácticamente el mismo que el LG 27GL850, que tiene una cobertura de color ligeramente superior. Si lo encuentras a igual de precio o solo un poco más caro, hazte con él en su lugar. Si no, quédate con el LG 27GL83A-B.

Especificaciones:

  • Uso: Todoterreno
  • Panel: IPS
  • Resolución: 2560 x 1440
  • Tasa de refresco: 144Hz-165Hz
  • Tiempo de respuesta: 1 ms GtG
  • Sincronización: FreeSync

 

MSI Optix MPG341CQR

Monitor gaming 1440p 144Hz MSI MPG341CQR

 

Si quieres sumergirte al máximo en la imagen que tienes ante ti, la mejor apuesta es un monitor ultrawide. El problema es que la mayoría de estos modelos están limitados a 100 o 120 Hz.

Por suerte, existen excepciones como este MSI Optix MPG341CQR, una de las mejores opciones del mercado gracias a su alto contraste, ricos colores y buen tiempo de respuesta.

Y es que, pese a tener un panel VA, se las apaña para conseguir 1 ms MPRT de respuesta, aunque en algunos juegos de alto ritmo puede aparecer algo de ghosting (nada preocupante).

Admite FreeSync con un rango de entre 44 y 144 Hz/FPS, por lo que podrás aprovechar los beneficios de esta tecnología adaptativa tanto con tarjetas Nvidia como AMD.

Tampoco se queda corto en cuanto a posibilidades de conexión, con dos puertos HDMI 2.0b, DisplayPort 1.4, USB type C tres USB 3.2 Gen1 Type A y un USB 3.2 Gen1 Type B (PC a monitor), así como jacks para auriculares, micrófono y un jack combinado.

Por último, en el apartado estético ofrece el típico diseño gamer de los productos MSI, con una tira de luces LED compatible con el sistema GameSense de SteelSeries.

Especificaciones:

  • Uso: Gaming
  • Panel: VA
  • Resolución: 3440 x 1440
  • Tasa de refresco: 144Hz
  • Tiempo de respuesta: 1 ms MPRT
  • Sincronización: FreeSync