Mejores webcams del mercado (2020)

Mejores webcams para PC

La cuarentena impuesta para luchar contra el coronavirus ha hecho que el número de videollamadas que realizamos se haya disparado.

Por eso, las webcams se han convertido en un aparato indispensable para muchos, ya sea para comunicarse con sus familiares y amigos o para mantener reuniones de trabajo a distancia.

Si estás buscando una para tu ordenador de sobremesa, o quieres una que mejore la calidad de la cámara de tu portátil, en esta guía encontrarás las mejores webcams del mercado, con opciones para todos los bolsillos.

Aviso: La gran demanda que se ha producido en las últimas semanas por el COVID-19 ha hecho que los precios hayan subido como la espuma y el stock esté muy limitado. Por eso, aunque intentamos mantener esta guía actualizada, es posible que algunos modelos no estén disponibles cuando vayas a comprarlos.

 

Mejores webcams

Owlotech Start Webcam 720p

A día de hoy, la Owlotech START esta es la mejor opción del mercado, ya que ofrece una calidad adecuada a un precio razonable.

Con ella podrás realizar videollamadas y reuniones virtuales en resolución HD (720p) y el sonido es suficientemente nítido para que no tengas que comprar un micrófono aparte, gracias a su sistema de reducción de ruido.

Aunque no es una cámara profesional, cuenta con 8 MP, por lo que la mayoría de los usuarios tendrá más que suficiente para mantener el contacto con sus familiares y amigos. Y tampoco desentonará para tus reuniones con clientes, si trabajas desde casa.

Puede usarse con las aplicaciones más populares, como Skype, Hangouts y Zoom. Solo tienes que conectarla a tu PC a un puerto USB y un jack de audio para empezar a disfrutar de tus encuentros virtuales.

Dispone de una base flexible que permite acoplarla al monitor o a la pantalla del portátil o bien colocarla sobre una superficie lisa (una mesa o escritorio).

 

KKmoon Webcam HD

Si buscas el máximo ahorro, esta KKmoon Webcam HD es para ti.

Tiene 12 megapíxeles y algunas funciones para mejorar la imagen muy útiles, como corrección de color y balance de blancos automáticos.

Su resolución es de 640 x 480, lo que la hace más apta para portátiles o monitores pequeños, ya que en las pantallas más grandes la imagen puede verse pixelada. También dispone de longitud focal manual.

El micro incorporado capta tu voz a una distancia de hasta 10 metros.

Puede rotarse 360º en cualquier dirección, lo que la hace muy versátil para colocarla en cualquier lugar y enfocar justo hacia donde quieras sin necesidad de cambiarla de sitio.

En definitiva, una opción más que correcta para los poco más de 10 euros que cuesta.

 

Webcam Logitech C920

Logitech C920

¿Buscas una cámara web más profesional? Entonces, la cámara Logitech C920 es una de tus mejores opciones.

Su resolución es de Full HD (1080p) y permite realizar videoconferencias por Skype, Zoom y programas similares a la máxima calidad, gracias al sistema de compresión H.264, que reduce el peso de las imágenes sin perder apenas calidad.

En estas videollamadas, la imagen se muestra muy fluida y sin tirones (siempre que la conexión a Internet sea buena) gracias a su emisión en 30 FPS y a su rápido sistema de enfoque.

También permite grabar vídeos, en este caso a una tasa aún mayor, 60 FPS, y captar fotografías de hasta 15 MP.

El ángulo de visión puede personalizarse: 65°, 78° o 90°, según vayas a situarte tú solo ante la cámara o quieras incluir a más personas.

En el apartado del audio tampoco se queda atrás. Incorpora dos micrófonos situados estratégicamente para reproducir un sonido envolvente lo más natural posible.

 

Cámara web Jelly Comb

Jelly Comb Cámara Web 1080p HD

Esta cámara web graba a alta resolución, concretamente a 1080p (Full HD) y a una tasa de 30 cuadros por segundo, más que suficiente para realizar videollamadas y conferencias online con una imagen nítida.

También resulta muy apta para gamers que quieran emitir en streaming, mostrando su imagen a la vez que juegan.

Su sistema de corrección de luz permite adaptar el vídeo a las condiciones de luminosidad de la habitación en la que te encuentres, aumentando o disminuyendo la claridad cuando sea necesario.

En cuanto al sonido, como es de esperar, no es tan bueno como el que encontrarás en cámaras de alta gama, pero está bastante bien por su precio. Dispone de dos micrófonos con reducción de ruido, cancelación de eco y detección de voz, que hará que tus interlocutores escuchen lo que dices de forma clara y sin interferencias.

Es muy sencilla de usar, simplemente tienes que conectarla mediante USB a tu equipo y ya está lista para funcionar. Sin necesidad de instalar controladores ni software adicional.

Tiene un clip ajustable para acoplarla a la pantalla y puede girarse 360º, por lo que siempre tienes el control para grabar exactamente lo que quieres en cada momento. Y para proteger tu privacidad, dispone de una tapa deslizante para ocultar la lente cuando lo desees.

 

Webcam HD USB Eivotor

Eivotor HD Webcam USB

Una cámara compacta, ligera y con una buena calidad de imagen, usada incluso por algunos Youtubers que empiezan en este mundo de la grabación y el streaming de vídeo.

Su resolución es de 720p y graba hasta en 30 FPS, una cifra más que interesante por el precio que tiene.

La calidad de vídeo es excelente y el audio, aunque no destaca tanto, también cumple con creces. La voz se escucha muy natural y su sensibilidad es bastante alta, por lo que capta incluso los sonidos más tenues (esto dependiendo de para qué la utilices puede ser positivo o negativo).

Al ser tan pequeña se adapta bien a cualquier monitor o portátil. Puede girarse 360º hacia los lados y 180º hacia arriba y abajo, para poder grabar desde diferentes ángulos sin tener que cambiarla de sitio.

Todo ello hace de este modelo una de las mejores webcams por calidad-precio del mercado, tanto si solo quieres realizar alguna que otra videollamada de vez en cuando como si quieres una calidad un poco más alta que ofrezca una imagen más profesional.

 

Consejos para comprar la cámara web para PC adecuada

Ahora que hemos visto algunas de las cámaras para ordenador más recomendables del mercado, pasamos a explicar algunos consejos de compra para acertar con tu próxima webcam.

Uso que le vas a dar

Esto es lo primero que te debes preguntar antes de elegir una cámara.

¿La quieres solo para hablar con tus familiares o amigos? ¿Vas a reunirte con clientes? ¿Eres youtuber o gamer y quieres retransmitir tus partidas?

Dependiendo de las respuestas, necesitarás una cámara con unas características determinadas u otras. Por ejemplo, para un uso casual, te bastará una cámara con una resolución de 720, pero si quieres resultados más profesionales, tendrás que subir hasta los 1080p.

Especialmente tienes que tener en cuenta si vas a retransmitir en streaming o no, ya que para poder hacerlo con fluidez necesitas un modelo más potente. Fíjate bien en las especificaciones del producto, donde te indicarán la resolución y FPS que alcanza al emitir online.

Resolución

La resolución es un factor determinante, ya que de ella depende en gran medida la calidad de imagen que podrás conseguir.

Los tipos de resolución más populares hoy en día son dos:

  • 720p (HD): Es suficiente para videollamadas informales por Sky o Zoom. No requiere de una conexión a Internet muy rápida.
  • 1080p (Full HD): Más adecuada para grabar vídeos en Youtube, retransmitir en Twitch o mantener reuniones virtuales con un toque más profesional.

Puedes encontrar cámaras de 640 x 480p u otra resolución baja. Aunque no es la ideal, pueden sacarte de un apuro si tienes un presupuesto muy ajustado, aunque la imagen se mostrará pixelada y granulosa.

En el otro extremo, existen cámaras con una resolución mayor que 1080p, como 4K. Pero pocas veces necesitarás tanto detalle, más aún teniendo en cuenta que la mayoría de las aplicaciones no permiten emitir por encima de los 1080p.

FPS

Son las siglas de frames per second, o cuadros por segundo.

Indican el número de fotogramas que la cámara capta cada segundo, por lo que es un dato muy importante para hacerse una idea de lo fluida que será la imagen. Y es que una tasa de frames muy baja hará que el vídeo sufra tirones y se entrecorte.

Siempre que puedas, busca una cámara que tenga al menos 30 FPS.

Eso sí, ten en cuenta que por lo general, a mayor resolución, menor FPS. Por eso, a veces puedes encontrar cámaras que reproduzcan a 60 FPS en 720p, pero que a 1080p baje hasta 30 FPS.

Lente

La lente u objetivo es otro de los elementos de los que depende la calidad de imagen. El problema es que muchas veces es difícil saber el tipo de lente que tiene una cámara, especialmente en las más baratas, ya que no lo indican en las especificaciones.

En los modelos de gama superior, sin embargo, sí es habitual que los fabricantes dejen claro qué lente montan. Por ejemplo, si ves que se trata de una Carl Zeiss, puedes estar tranquilo, ya que es una marca de lente puntera.

Al menos, intenta averiguar si se trata de una lente de vidrio o de plástico. Las primeras son mejores, ya que evitan reflejos indeseados y reproducen mejor el color.

Otros aspectos sobre la lente que merece la pena tener en consideración son:

  • Apertura f: el número f nos dice la apertura máxima que alcanza el objetivo. Es decir, lo luminoso que es en condiciones en las que hay poca luz. Cuanto más bajo sea esta cifra, mejor.
  • Campo de visión: el rango más habitual es entre 90º y 180º. Dependiendo del plano que quieras mostrar, tendrás que elegir un campo más o menos amplio. Si solo quieres aparecer tú frente a la cámara, 90º es más que adecuado. Pero si quieres incluir a más personas o mostrar un espacio amplio, por ejemplo toda tu habitación, necesitarás un ángulo mayor.
  • Enfoque: siempre que puedas, opta por una cámara con enfoque automático. De lo contrario, tendrás que ajustar tú mismo el enfoque si te alejas o te acercas. Las mejores cámaras enfocan muy rápido, algo muy importante en caso de que te vayas a mover mucho.
  • Zoom: esta función no suele usarse mucho, pero siempre es útil tenerla a mano por si quieres acercar o alejar la imagen a un punto en concreto. El zoom puede ser óptico (real) o digital (simula el efecto del zoom mediante software).

Micrófono

En la actualidad casi todos las webcams traen un micrófono incorporado. Esto es muy útil para realizar videollamadas, ya que te evita la molestia de tener que comprar uno aparte o usar unos auriculares con entrada de audio.

Sin embargo, los micros de las cámaras no son de muy buena calidad.

Si tu objetivo es grabar vídeos para Youtube o comentar tus partidas en streaming, sí o sí tendrás que comprar un micro dedicado, ya sea de solapa, para colocarlo sobre la mesa o integrado con unos cascos.

Estos modelos ofrecen una calidad más profesionales y aíslan mejor el ruido del ambiente, por lo que no se colará en la grabación el sonido de las teclas o de otras personas que pueda haber cerca de ti.

Rotación y opciones de ajuste

Si la cámara tiene una posición rígida, tendrás que moverla de sitio cuando quieras cambiar el plano, lo que no resulta muy práctico.

Para evitarlo, busca un modelo que permita ajustar su posición. Como mínimo, debe permitir cambiar la inclinación vertical. Así podrás corregir rápidamente el ángulo de la imagen si se te corta la cabeza o ves que muestra mucho espacio por encima de ti.

También es muy cómodo que la cámara tenga capacidad de rotación lateral. Algunas permiten girarla hasta 360º.

Funciones adicionales

Además de las funciones estándar de grabación y retransmisión, siempre es de agradecer que la cámara que elijamos cuente con opciones extra.

Entre las más comunes, están la corrección automática del color y el balance de blancos, las capturas durante la grabación, el difuminado del fondo, la posibilidad de usar la webcam como cámara de fotos, la personalización de la imagen a nuestro gusto…

Las posibilidades son muy amplias. Simplemente, busca el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.

Compatibilidad y conectividad

Antes de decidirte a hacer tu compra, asegúrate de que la cámara es totalmente compatible con tu ordenador y con el sistema operativo que usas.

Los fabricantes suelen detallar los requisitos de hardware en las especificaciones del producto. Especialmente tienes que fijarte en el procesador y la memoria RAM, aunque si tu PC es más o menos reciente no deberías tener problema.

En cuanto al sistema operativo, si tienes alguna de las versiones más nuevas de Windows, como el 8 o el 10, lo más probable es que sea perfectamente compatible con cualquier cámara moderna, ya que estas suelen conectarse a un puerto USB mediante el sistema Plug & Play, que no requiere la instalación de drivers.

Otros modelos también ofrecen conexión inalámbrica mediante Wi-Fi o Bluetooth.

Son extras muy interesantes, pero ten en cuenta que la velocidad de transmisión será menor por medio de estas conexiones.