Saltar al contenido

Mejores tarjetas gráficas 2018: Guía de compra

01/06/2018

¿Buscas la mejor tarjeta gráfica para tu PC? ¿Quieres que tus juegos vayan como un rayo, sin tirones ni caídas de FPS? Entonces, en esta guía podrás elegir el modelo que más se adapte a tus necesidades.

Nota importante: El mercado de las tarjetas gráficas de gama media y alta ha atravesado meses de gran inestabilidad debido a la gran demanda por parte de los mineros de Bitcoin. La consecuencia ha sido una subida desorbitada de los precios y una enorme falta de existencias en muchos de los modelos.

Poco a poco la situación va volviendo a la normalidad. Los precios empiezan a bajar de nuevo, aunque en ciertos casos, especialmente en las Radeon, siguen siendo muy elevados, y las tiendas vuelven a tener stock.

Por eso te recomendamos que antes de decidirte compares diferentes versiones de las tarjetas gráficas, ya que buscando bien y siendo paciente podrás ahorrarte un buen pico.


De todos los componentes que necesitas para montar tu propio PC gaming, la tarjeta gráfica es la que tendrá un impacto más directo sobre tu experiencia a la hora de jugar.

En esta guía vamos a ver algunos aspectos esenciales que necesitas conocer para comprar tu tarjeta gráfica, y a continuación haremos un repaso por las mejores tarjetas gráficas del momento.

¿Qué es una tarjeta gráfica?

Una tarjeta gráfica es un dispositivo que se encarga de dar una salida visual, normalmente a un monitor, a los datos generados por un ordenador.

De ahí la importancia que tiene en cualquier PC, y especialmente en uno orientado al gaming, ya que de ella depende en gran medida que lo que veamos en nuestro monitor esté bien definido, se mueva de forma fluida y tenga una buena apariencia en general.

También reciben el nombre de tarjeta de video o adaptador de pantalla.

En su corazón encontramos la Unidad de Procesamiento Gráfico (GPU), que es el chip encargado de llevar a cabo todas las operaciones necesarias para disfrutar de unos buenos videos y animaciones (decodificación, suavizado, renderizado, mapeado de texturas…).

La GPU es en realidad un segundo procesador, solo que dedicado a las tareas gráficas. Por eso hay quienes la confunden con el procesador principal del ordenador o CPU.

Pero sus tareas son bien distintas. La CPU es la que crea y maneja todos los datos necesarios para dar vida a un videojuego, mientras que la GPU da salida a ese mundo virtual y se encarga de que luzca bien ante nuestros ojos.

A menudo se tiende a llamar GPU a toda la tarjeta gráfica, pero en realidad solo es una parte de ella, su chip principal. Una gráfica también cuenta con otros componentes, como disipadores, ventiladores, unidades de memoria, conexiones de salida…

Esta pieza es la que se encarga de procesar todos los datos y operaciones relacionadas con los gráficos y los efectos visuales, funcionando a modo de CPU dedicado en exclusiva a esta tarea. Además, así descarga al procesador de este trabajo, por lo que el rendimiento general y la velocidad del ordenador se verán muy beneficiados.

Tarjeta gráfica MSI

Tipos de tarjetas gráficas

Aunque las tarjetas gráficas se pueden dividir siguiendo distintos criterios, normalmente se clasifican en dos tipos: las integradas y las dedicadas. También podemos encontrar algunas externas.

Integradas

Se trata de tarjetas gráficas que vienen integradas en ciertas placas base y procesadores. Los microprocesadores que combinan la CPU y la GPU reciben el nombre de APU (unidad de procesamiento acelerado).

Normalmente tienen un rendimiento menor que las dedicadas, por lo que solo están recomendadas para usuarios que solo vayan a jugar de tanto en tanto, y a un nivel gráfico no muy elevado.

Dedicadas

Es el tipo de gráfica más común, y por el que optan la mayoría de los gamers.

Son tarjetas que se venden como componente independiente, y deben ser conectadas a la placa base, y las de cierta potencia también a la fuente de alimentación, para funcionar.

Esta es la mejor elección en la mayoría de los casos, ya que pueden ser reemplazadas sin tener que cambiar también el procesador o la placa base.

Externas

Este tipo de gráficas está orientada principalmente para portátiles, ya que es bastante difícil cambiar la tarjeta que traen de serie.

Para solventar este problema, algunos fabricantes han lanzado modelos que se conectan al equipo de forma externa.

También es posible fabricarse una gráfica externa de forma casera, a partir de una dedicada. No es muy práctico, pero puede ser una buena solución en algunos casos.

Cómo elegir una tarjeta gráfica

Cómo elegir una tarjeta gráfica

Si te sientes abrumado ante tantas opciones existentes en el mercado y te preguntas cómo puedes elegir tu tarjeta gráfica, aquí tienes algunos consejos que te pueden resultar de utilidad.

A la hora de plantearnos qué tarjeta gráfica comprar, hay que tener en cuenta diversos factores. De lo contrario, corremos el riesgo de fracasar en nuestra elección y encontrarnos con un modelo que no satisface nuestras necesidades.

Los factores más importantes son los siguientes:

Presupuesto

Tenemos que tener claro qué presupuesto tenemos disponible tanto para la propia gráfica como para el equipo completo.

Es muy común que a este componente se dedique una cantidad desproporcionada, ya sea por escaso o por excesivo.

Lo sé de primera mano porque recibo muchas consultas en las que los lectores planean comprar un procesador de gama alta, como un Intel Core i7-8700, para acompañarlo con una tarjeta gráfica muy básica, como una GTX 1050.

Y también ocurre al contrario. A veces por invertir demasiado en la gráfica descuidamos piezas igual o más importantes, como la fuente de alimentación.

Como recomendación general, a este apartado se le debería reservar en torno a un 25% o 30% del total del presupuesto, aunque hay que ajustarlo a cada caso concreto.

Resolución y refresco del monitor

Este es otro de los aspectos que se suele pasar por alto. No es lo mismo si tienes un monitor de los más corrientes, de 1080p o Full HD de resolución y de 60 Hz de tasa de refresco, que si tienes un 4K o un 1440p y 144 Hz de refresco.

Para la primera opción, te servirán las tarjetas que aparecen en los apartados de gama básica y gama media de nuestra guía de compra. En cambio, si tienes un monitor con mayores prestaciones o crees que te harás con uno a corto o medio plazo, entonces deberás ir por alguno de los modelos de gama alta.

Procesador

Es muy importante mantener un buen equilibrio entre la GPU y la CPU. Si tenemos un procesador muy potente pero una gráfica muy limitada, estaremos desperdiciando el potencial del procesador, y nos habremos gastado una cantidad innecesaria en él.

Y si, por el contrario, tenemos una gráfica que ofrece un gran rendimiento y un procesador muy básico, nos veremos limitado por él.

Este fenómeno, en el que uno de los dos componentes se queda corto y frena el potencial del otro, es lo que se conoce como “cuello de botella”. ¡Y tenemos que ser muy previsores para evitarlo!

Tipos de juegos

Otra cosa que debes preguntarte es el tipo de videojuego al que acostumbras a jugar.

Hay juegos con gran nivel de detalle gráfico y realismo, que necesitan una tarjeta gráfica de cierto nivel para ofrecer una experiencia. Normalmente estos títulos son FPS, de aventura o de rol, y se desarrollan en mundos abiertos: Battlefield 1, The Witcher 3, Rise of Tomb Raider, Shadow of Mordor, Doom…

Por otro lado, nos encontramos con juegos que exigen mucho menos a la GPU, especialmente eSports: Dota 2, League of Legends, Rocket League, Minecraft, CS:GO… Estos títulos suelen demandar más a la CPU.

También entran otros factores en consideración, como si eres de los que se compra todas las novedades o prefiere hacerse con títulos antiguos en oferta, si quieres jugarlo todo a máxima calidad gráfica o te conformas con un nivel bajo o medio, etc.

Compatiblidad

Para elegir la tarjeta gráfica, también es necesario asegurarse de que sea compatible con otros componentes de nuestro equipo, especialmente con la fuente de alimentación y la caja.

Fuente de alimentación

En cuanto a la fuente de alimentación, lo más importante es mirar la potencia mínima recomendada por el fabricante y comprar un modelo un poco más potente. Puedes quedarte con los vatios justos, pero esto siempre es arriesgado, y es mejor contar con cierto margen.

Además, tienes que asegurarte de que la fuente cuenta con los conectores PCIe que requiere la gráfica.

Estos conectores son por lo que se alimenta la GPU. Algunos modelos básicos se alimentan directamente de la placa base y no necesitan conectarse a la fuente, pero en la mayoría de los casos no es así.

Esto lo puedes ver también en las especificaciones, donde se indicará el tipo y la cantidad de PCIe necesarios: 6-pin, 6+2 pin, 8-pin, 2 x 8-pin…

Caja

Para la caja, lo que debes mirar es el espacio disponible. Si tu torre es de un tamaño grande, no deberías tener problemas. Pero si es de formato compacto, como una mini-ITX o una micro-ATX, entonces sí debes andarte con ojo.

También puede surgir alguna incompatibilidad incluso con semitorres más bien pequeñas, especialmente si tienen algunos años de antigüedad.

En las especificaciones de las cajas se indica la longitud máxima permitida de la tarjeta gráfica. Basta con que compares ese dato con la medida de tu tarjeta gráfica.

Un ventilador o dos (¡o tres!)

La cantidad de ventiladores también es algo a considerar cuando vayamos a comprar una tarjeta gráfica. Aunque esta es una decisión posterior, una vez que tengamos claro qué GPU queremos y solo nos quede decantarnos entre las distintas ensambladoras y versiones.

Como puedes suponer, un modelo de un solo ventilador será por lo general más barato que uno de dos. Y aunque a nivel de rendimiento no hay apenas diferencia, sí que puede haberlas en cuanto a refrigeración.

Si quieres que tu gráfica, y con ella todo tu sistema funcione bien fresquita, lo ideal es hacerte con una versión con dos ventiladores, o tres en el caso de las tarjetas de gama alta.

Pero esto no siempre es posible, ya sea por cuestiones de presupuesto o porque tu caja no cuenta con suficiente espacio, y necesitas una tarjeta más pequeña.

En ese caso, puedes ir perfectamente por la opción de un ventilador. Especialmente, con los precios tan altos que tienen las gráficas hoy en día.

Nvidia vs AMD

AMD vs Nvidia: ¿Cuál es mejor?

En el mercado de las tarjetas gráficas gaming, como quizá ya te hayas percatado si has buscado información para elegir modelo, existe cierta discusión entre cuál de los dos fabricantes mayoritarios es mejor: si AMD (Radeon) o Nvidia (GeForce).

Se trata de un debate similar al que existe al hablar sobre los procesadores entre AMD e Intel, pero que no tiene mucho sentido, ya que en ambas marcas pueden encontrarse magníficos modelos.

La elección entre una u otra depende de factores como el precio, el consumo de energía o a los géneros a los que vayamos a jugar.

Así que, si alguien te aconseja comprar una u otra simplemente “porque las Radeon son mejores que las Nvidia”, o viceversa, sin darte motivos consistentes, lo más probable es que no estés pidiendo consejo a la persona correcta y debas preguntar a alguien más informado.

Ya, sé lo que estáis pensando: “Venga, ¡mójate!”

Pues bien, en mi opinión, y en el momento actual, Nvidia cuenta con una gran ventaja con respecto a AMD.

Esto se debe principalmente al precio. Los modelos de Radeon cuentan con un importe desproporcionado, especialmente en el segmento de gama alta, que hace realmente difícil que la recomiende por encima de las Nvidia GeForce.

También las Nvidia son tarjetas más eficientes, con un menor consumo energético, que las hace compatible con fuentes de alimentación de menor potencia.

Pero no todos los puntos van a favor de Nvidia.

Los últimos modelos de Radeon, por contra, tienen una arquitectura más moderna, y en juegos recientes basados en Vulkan y DirectX 12 muestran un gran comportamiento, en ocasiones por encima de sus equivalentes en Nvidia.

También cuentan con la tecnología Free-Sync, que se encarga de sincronizar la tasa de refresco del monitor (que debe ser compatible) con el rendimiento que ofrece la gráfica en cada momento.

De forma evitamos molestos problemas visuales como el tearing o el stuttering (esos tirones que a veces nos dan los juegos cuando el monitor va más rápido que la GPU).

Nvidia también dispone de un sistema similar, el G-Sync, pero los monitores compatibles suelen ser más caros.

Como ves, no podemos decir que Nvidia sea mejor que AMD, o al contrario. Todo depende de tu presupuesto, de lo que busques, de qué componentes tengas ya…

Ensambladoras de tarjetas gráficas

Otra confusión muy común se produce entre los fabricantes de las GPU propiamente dichas, es decir, Nvidia y AMD, y las ensambladoras de las tarjetas gráficas.

Vamos a tratar de clarificar ambos conceptos.

Nvidia y AMD son las únicas empresas que fabrican las GPU. No se puede elegir entre GTX 1060 de distintos fabricantes, por ejemplo. Todas son de Nvidia.

Lo que ocurre es que estas firmas otorgan la licencia a otras marcas para que estas vendan sus propias tarjetas gráficas equipadas con estas GPU.

De esta forma, estas marcas o ensambladoras fabrican sus propios modelos partiendo del mismo chip gráfico, pero con distintas características en otros aspectos: diseño, refrigeración, frecuencia, tamaño…

Por ello, el rendimiento entre unas versiones y otras puede variar en cierto grado, pero la diferencia suele ser mínima, de unos cuantos FPS.

¿Cuál es la mejor marca?

Algunas de las mejores marcas de tarjetas gráficas o ensambladoras, y desde luego las más populares del mercado, son estas:

  • Gigabyte
  • Asus
  • Sapphire
  • EVGA
  • Zotac
  • MSI

Entre ellas, el debate es similar al que comentamos entre Nvidia y AMD. La elección depende principalmente del precio, ya que en el mercado de las tarjetas gráficas fluctúa muchísimo incluso de un día a otro, y por supuesto de una tienda a otra.

Por eso, nuestro consejo en estos casos es que, si la diferencia de precio es considerable, optes por el modelo más económico. Como ya hemos comentado, una mayor frecuencia o mejor refrigeración puede hacerte ganar unos frames de más, pero te aseguramos que no serás capaz de percibir la diferencia.

Otra cosa es que tengas un presupuesto lo suficientemente amplio, y quieras comprar lo mejor de lo mejor. Entonces sí es buena idea ir por la que mejores prestaciones tenga.

Unidad de procesamiento gráfico (GPU)

Especificaciones: Qué mirar antes de comprar una gráfica

Una vez que tengas claros todos los puntos mencionados arriba, es hora de comprar la mejor tarjeta gráfica posible según tus necesidades.

Pero… ¿en qué debes fijarte entre tantas características y especificaciones?

Es muy fácil perderse entre tantas cifras y siglas. Por eso te vamos a explicar en qué consisten los principales apartados y componentes en los que debes fijarte.

Memoria

La VRAM, que es como se denomina la memoria presente en una tarjeta gráfica, es una de las especificaciones más importantes que debes tener en cuenta. Y no solo la cantidad de memoria, sino también, y más aún, su velocidad de transmisión.

La velocidad de transmisión se mide por medio del ancho de banda. De nada nos sirven muchos gigabytes si luego toda esa información no se puede procesar a una velocidad adecuada.

Para eso debemos asegurarnos de que la tarjeta gráfica elegida cuente con un ancho de banda suficiente. Este dato se mide en GB/s.

También el tipo de memoria contribuirá a su velocidad efectiva. Actualmente los tipos más populares son la GDDR5 y GDDR5X por parte de Nvidia y la HBM y HBM2 en el lado de AMD. La HBM2 es la más rápida en la actualidad.

En cuanto al tamaño de la memoria, pra ordenadores gaming de gama baja y media, hasta 4 GB es suficiente. A partir de ahí, a cuanta más resolución y velocidad quieras jugar, más memoria necesitarás.

Entonces, ¿qué es más importante, la cantidad de memoria o su velocidad?

Lo idóneo es contar con un buen equilibro, pero entre dos modelos con una cantidad de VRAM igual o similar, debemos quedarnos con la que mayor ancho de banda tenga.

Velocidad de frecuencia

La velocidad de operación de la GPU se mide en MHz. Las tarjetas gráficas, al igual que muchos procesadores, tienen una frecuencia base y otra acelerada o turbo, que se activa cuando más se le exije.

También nos podemos encontrar con modelos que tienen una frecuencia mayor que las versiones de referencia, o que permiten hacer overclock para aumentarlas a nuestro antojo.

Como puedes suponer, a mayor frecuencia, mejor rendimiento.

Núcleos CUDA o procesadores Stream

Para crear sombras y efectos de iluminación lo más realistas posibles, las gráficas utilizan una tecnología de procesadores de transmisión, también conocidos como shaders (sombreadores).

Nvidia y AMD usan sistemas distintos, pero que en el fondo funcionan de forma muy similar: núcleos CUDA en el primer caso y procesadores Stream en el segundo.

Consumo energético o TDP

Esta característica se refiere a la cantidad de energía que gasta la tarjeta gráfica. Se puede encontrar expresado en vatios (w), y junto a él también se suele indicar el total de vatios recomendado que debe tener la fuente de alimentación para soportar esa gráfica.

Además de ahorrar en la compra de la fuente de alimentación y en la factura de la luz (aquí la incidencia será mínima), cuanto menor sea el TDP, mejor refrigerará la tarjeta y menos ruido hará.

Conexiones y salidas de vídeo

Por último, otro aspecto a considerar son las conexiones disponibles. Una mayor variedad supone más posibilidades para conectar nuestro equipo a monitores y televisores de distinto tipo y antigüedad.

Las tarjetas de vídeo de hoy en día suele incluir HDMI y DisplayPort. También es común encontrarlas con DVI, aunque cada vez menos.

Configuración multi-tarjeta: SLI y Crossfire

Con el tiempo es posible que quieras mejorar los gráficos de tus juegos. Y para ello tienes dos opciones: o comprar una tarjeta gráfica superior, o añadir a tu equipo otra unidad de la que ya tengas.

Normalmente es mejor instalar una gráfica más potente, ya que, al contrario de lo que pueda parecer, contar con dos tarjetas no supone disfrutar del doble de rendimiento. Más bien ganaríamos entre un 25% y un 50% aproximadamente.

Pero para las resoluciones más altas o configuraciones con múltiples monitores, añadir una segunda gráfica sí puede ser una buena opción.

Por eso es importante cerciorarse de que nuestra gráfica permita esta posibilidad. Las de gama baja-media no suelen hacerlo, pero las de gama alta sí.

Los dos grandes fabricantes, de nuevo, usan distintas denominaciones para esta funcionalidad: Nvidia la llama SLI y AMD Crossfire.


Comparativa de tarjetas gráficas

A continuación podéis consultar una tabla con una comparación de las tarjetas gráficas para juegos más populares a día de hoy. En este ranking hemos incluido la información más relevante que hay que tener en cuenta a la hora de elegir modelo.

Los datos de frecuencia corresponden a los modelos de referencia, por lo que pueden variar de un ensamblador a otro, y debe servir solo como cifra orientativa.

ModeloMemoriaFrec. base/turbo (MHz)CUDA/StreamPotencia mín.Precio
GTX 1080 Ti11GB1480 / 15823584 600wVer Precio
GTX 108011GB1607 / 1733 2560 500wVer Precio
RX Vega 648GB1247 / 1546 4096 750wVer Precio
GTX 1070 Ti8GB1607 / 1683 2432 500wVer Precio
GTX 10708GB1506 / 1683 1920 500wVer Precio
RX Vega 568GB1156 / 1471 3584 650wVer Precio
RX 5804/8GB1257 / 1340 2304 500wVer Precio
GTX 1060 6 GB6GB1506 / 1608 1280 400wVer Precio
RX 5704/8GB1168 / 1244 2048 500wVer Precio
GTX 1060 3 GB3GB 1506 / 1608 1152 400wVer Precio
GTX 1050 Ti4GB 1290 / 1392 768 300wVer Precio
GTX 10502GB 1354 / 1455640 300wVer Precio
RX 5602/4GB 1175 / 1275 896/1024 450wVer Precio
GT 10302GB 1228 / 1468 384 300wVer Precio
RX 5502/4GB 1100 / 1183 512 400wVer Precio

Sin más, os dejamos con nuestra selección de mejores tarjetas gráficas por calidad precio para gaming, ordenadas por presupuesto.


Mejores tarjetas gráficas baratas para 720 y eSport 2018 (menos de 100 euros)

En esta categoría recogemos los modelos aptos para jugar a 1080p a calidad media-baja o a 720p en calidad alta.

También están dirigidas especialmente a aficionados a juegos gráficamente poco exigentes, como los eSport o los títulos que tengan algunos años de antigüedad.

Estas gráficas solo las recomendamos para presupuestos extremadamente bajos, ya que tienen muy poco recorrido por delante y se quedarán obsoletas muy pronto.

Nvidia GT 1030

La GT 1030 se presenta como la mejor opción para montar un equipo realmente económico o actualizar nuestro viejo PC para poder jugar a los títulos de hoy en día a una calidad y tasa de FPS decente.

Esta tarjeta gráfica dispone de 2 GB de GDDR5 y conexiones DVI-D y HDMI, suficiente para darle salida a casi cualquier monitor o TV moderna.

Rinde especialmente bien en juegos con DirectX 9/11, donde saca una ligera ventaja a su rival en el lado de AMD, la RX 550. En versiones más nuevas, sin embargo, la Radeon sale victoriosa, por lo que puede ser buena idea revisar qué versión de DirectX usan tus videojuegos favoritos antes de hacer la elección.

También resulta entre 20 y 30 euros más barata que la RX 550 en el momento de escribir este artículo, si bien es cierto que los precios fluctúan mucho, y esta solo es una cifra orientativa.

Cuenta con 384 núcleos CUDA, 1228 MHz de Frecuencia Base, 1468 Mhz de Frecuencia Turbo y un ancho de banda de memoria de 64 bits.

Pero si en algo destaca sin duda es en su gran eficiencia y bajo consumo energético, de solo 30w. No es necesario conectarla a la fuente de alimentación, ya que extrae la energía directamente de la placa base, y algunos modelos ni siquiera tienen ventilador, por lo que es prácticamente inaudible.

Por todo ello, creemos que la GT 1030 es la mejor opción del mercado para todo aquel que quiera jugar en su PC a un coste muy bajo y no sea muy exigente con los detalles gráficos de sus juegos, o para quienes usen su ordenador principalmente como equipo multimedia, ya que dado su bajo nivel de ruido es perfecta para ver películas y series.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

 

AMD Radeon RX 550

La RX 550 de AMD es otra compra interesante en la gama de tarjetas gráficas baratas, aunque desde su salida, lejos de bajar, su precio ha aumentado bastante, y a menudo suele encontrarse por encima de los 100 euros.

Eso sin duda le resta atractivo frente a la GT 1030, aunque la diferencia de precio puede valer la pena si planeas jugar a títulos más recientes y con mayor exigencia gráfica, gracias a su mejor comportamiento en videojuegos basados en DirectX 12 y Vulkan.

Esta tarjeta de Radeon también tiene 2 GB de memoria GDDR5. Existe una versión con 4 GB, pero su precio se acerca demasiado al de opciones superiores como la GTX 1050 o la RX 560, por lo que no la recomendamos.

Su frecuencia base es de 1071 MHz y de 1183 MHz acelerada, por lo que resulta más lenta que la GT 1030. A cambio, luce una interfaz de memoria de 128 bits, frente a los 64 bits de la tarjeta de Nvidia, y tiene 512 shaders o núcleos.

En definitiva, se trata de una tarjeta de video interesante si pretendes montar un PC a un precio bajo mientras ahorras para un modelo superior, o si solo juegas de tarde en tarde y no te importa bajar un poco los ajustes gráficos.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes


Mejores tarjetas gráficas de gama básica 2018

¿Quieres jugar a cualquier título en un monitor 1080p sin tener que gastarte una pasta? ¿Solo quieres que tus partidas vayan fluidas y no te interesa batir ningún récord de FPS?

Entonces aquí es donde debes buscar: gráficas económicas, suficientes para jugar a cualquier cosa en calidad media-alta y aptas para ordenadores de entre 500 y 800 euros aproximadamente.

Nvidia Geforce GTX 1050

La GTX 1050 es una buena opción para quienes busquen un PC gamer básico, principalmente para jugar a títulos con algún tiempo de antigüedad o poco demandantes como el CS:GO, el LOL o el Dota 2 o en resoluciones de hasta 1080p.

Pero con ella también podrás jugar a la mayoría de juegos nuevos, por exigentes que sean, en un monitor de 1080p con las opciones gráficas medias. Eso sí, si buscas alcanzar de forma estable los +60 Fps en los títulos más hardcore a un nivel de detalle mayor, desde luego debes buscar algo mejor.

Podemos decir que con esta gráfica estarás aproximadamente al nivel que ofrecen la PS4 y la Xbox One (aunque evidentemente esto es una comparación muy subjetiva, ya que depende del juego, de lo bien optimizado que esté para consola y para PC, del procesador, etcétera).

Además, su bajo consumo energético la hace compatible con fuentes de alimentación de modesta potencia. Por eso, también es una tarjeta ideal para actualizar un viejo PC y poder seguir disfrutando de los juegos de nueva generación por una inversión mínima, sin tener que comprar una nueva fuente.

Solo tiene 2 GB de memoria GDDR5, algo que en esta categoría comienza a ser algo escaso, aunque en las próximas fechas se espera la salida al mercado de una versión de 3 GB.

La frecuencia base es de 1354 MHz, que sube hasta los 1455 MHz en turbo, cuenta con 640 núcleos CUDA y su interfaz de memoria es de 128 bits.

Por lo tanto, se trata de una buena gráfica para equipos modestos, que mejora a otras opciones como la GT 1030 y la RX 550 e incluso iguala a la RX 560 en muchos escenarios por unos 140 – 150 euros aproximadamente.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

Nvidia Geforce GTX 1050 Ti

Por algo más puedes ir por la GTX 1050 Ti que, a diferencia de la versión básica (la no-Ti), viene con 4 GB de memoria VRAM, algo más acorde a lo que exigen los juegos de hoy en día.

Además es este aumento de memoria, también cuenta con un nuevo chip gráfico, el GP207 de Pascal, más núcleos CUDA (768 frente a 640), aunque la frecuencia baja ligeramente: 1290 la base y 1392 acelerada

Si bien no representa una mejora abismal con respecto a su hermana menor, sí que se defiende mejor en los 1080p, y de hecho con ella es posible jugar a casi cualquier título en calidad alta en esa resolución. Con los más exigentes es posible que debas bajar un poco los ajustes.

A día de hoy, como ocurre con el resto de tarjetas gráficas a partir de cierto nivel, los precios están bastante inflados. Los modelos más baratos pueden encontrarse por unos 180-190 euros, algo excesivo por una gráfica de su categoría, pero teniendo en cuenta el desorbitado importe que alcanzan otras tarjetas superiores, poco más se puede pedir.

Comparada con la RX 560, la supera con cierta ventaja, aunque en ocasiones esta se encuentra a un precio algo más bajo.

Necesita una potencia de 75w para funcionar, una cifra no muy elevada, por lo que es compatible con prácticamente cualquier PC con ranura PCI-E y fuente de alimentación de al menos 300W.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

AMD Radeon RX 560

La RX 560 es una evolución (que no una revolución) con respecto a la RX 460, aunque no resulta tan atractiva como aquella en su momento, dado el alto precio al que se encuentra a día de hoy.

Esta nueva tarjeta gráfica se encuentra disponible en versiones de 2 GB y 4 GB de memoria GDDR5. Nosotros recomendamos la de 4 GB, que viene con 1024 núcleos, frecuencia base de 1175 MHz, frecuencia turbo de hasta 1275 MHz, 64 unidades de textura e interfaz de memoria de 128 bits.

Pese a que sobre el papel pueda parecer superior a la GTX 1050 Ti, la realidad es bien distinta, y esta gráfica basada en el chip Polaris juega más bien en la liga de los 720p, los eSport y los MOBA. Más bien debemos compararla con la GTX 1050 (versión no-Ti).

Aún así, es posible jugar en 1080p a videojuegos recientes, y de hecho sale beneficiada en comparación con la tarjetas de Nvidia en juegos basados en DirectX 12 o Vulkan, como Doom, Hitman o Battlefield.

Pero en otros títulos puede que te encuentres con algún cuello de botella en momentos puntuales, a no ser que estés dispuesto a bajar la calidad gráfica.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes


Mejores tarjetas gráficas de gama media de 2018

Este segmento es el paraíso de los jugadores medios, que buscan un buen balance entre precio y rendimiento: ni quieren ver su experiencia de juego comprometida en 1080p, ni quieren malgastar su dinero en una gráfica más cara cuyo potencial no sean capaces de explotar por falta de un monitor acorde a ellas.

Aquí es donde la desproporcionada subida de precios provocada por la minería de bitcoins ha tenido más incidencia.

Pero poco a poco los precios se van estabilizando, lo que es una gran noticia para todos aquellos jugones que quieran montar un PC de entre 800 y 1.200 euros aproximadamente.

Nvidia Geforce GTX 1060

En el segmento de las tarjetas gráficas de gama media, la Nvidia Geforce GTX 1060 es junto a la RX 580 la mejor del mercado. Sería realmente difícil decantarse por una u otra si no fuese por un factor: el precio.

Ambas ofrecen un rendimiento muy similar, pero la GTX 1060 de 6 GB GDDR5 es algo más barata, ya que no se utiliza tanto para la criptominería. Por lo tanto, se convierte en nuestra tarjeta favorita para exprimir al máximo cualquier juego en 1080p.

En los últimos juegos luce unos +60 Fps estables en resolución Full HD y en calidad alta, y también se defiende en 1440p.

Es una tarjeta VR Ready y sirve también como punto de entrada al 4K, aunque no es un modelo enfocado a estas resoluciones. Tiene un consumo realmente bajo, como es habitual en las tarjetas de Nvidia, y no es necesaria una fuente de alimentación de más de 400w para hacerla funcionar.

Existe una versión de 3 GB que no solo cuenta con la mitad de memoria, sino que también ha sufrido recortes en otros aspectos, como en el número de núcleos (1152 frente a 1280) o las unidades de textura (80 frente a 72).

La de 6 GB es la que más recomendamos sin ninguna duda, pero debido al incremento de los precios que ha conocido la industria en los últimos meses, la de 3 GB también es una opción más que sólida para los bolsillos más ajustados.

Esto es especialmente aplicable a aquellos que no piensen pasar del 1920 x 1080 a corto plazo y a quienes no les importe bajar un poco la calidad de los gráficos en los juegos más demandantes a cambio de obtener una experiencia más que satisfactoria.

Por lo demás, ambas versiones cuentan con una frecuencia base de 1506 MHz y acelerada de 1708 MHz y una memoria con frecuencia de 8 GB/s e interfaz de 192 bits.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

AMD Radeon RX 580

La RX 580 es básicamente una nueva versión de la RX 480 con una mayor velocidad de frecuencia, lo que lo acerca más a la GTX 1060, hasta ponerla prácticamente a su mismo nivel.

Sin embargo, como comentamos más arriba, la GPU de AMD ha experimentado un aumento de precio desorbitado en los últimos meses, lo que la convierte en peor elección que la GTX 1060 de 6 GB.

También es menos eficiente que su principal rival y no cuenta con tantas versiones compactas, por lo que si estás pensando en montar un PC de pequeño tamaño o tu caja no tiene muy buena refrigeración, es mejor que optes por la GTX 1060.

Esta gráfica está enfocada principalmente para jugar en 1080p, donde puede sacar el máximo provecho a cualquier juego, por exigente que sea, en calidad gráfica alta o incluso ultra. También se desempeña de forma decente en 1440p, aunque para disfrutar al máximo en esta resolución deberemos hacernos con un modelo superior.

Está disponible en dos versiones: 4 GB y 8 GB de GDDR5. En este caso, y a diferencia de la GTX 1060, solo difieren en la cantidad de memoria y en su frecuencia (8 GHz en el caso de los 8 GB y 7 GHz en la de 4 GB).

Para jugar en 1080p, la de 4 GB debería ser más que suficiente durante algunos años. A esta resolución la versión con más memoria soporta un nivel de texturas algo mayor, pero la diferencia seguramente pase desapercibida para cualquier jugador medio.

A pesar de ello, si encuentras una buena oferta y puedes comprar la versión de 8 GB por un buen precio, no lo dudes. Te dará algo más de vida útil antes de tener que renovar tu gráfica y tendrá rendimiento suficiente si algún día das el salto a un monitor 1440p.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

AMD Radeon RX 570

La RX 570 no supone ninguna revolución respecto a la RX 470, pero al igual que la RX 580, se trata de una versión con mayor velocidad de frecuencia. Esta pequeña mejora la convierte en una de las mejores tarjetas gráficas para 1080p.

Con sus 4GB de memoria GDDR5 de 256 bits, sus 1310 MHz de frecuencia turbo y sus 2048 procesadores Stream, se sitúa en un punto intermedio entre la GTX 1060 de 3 GB y la de 6 GB, tanto en rendimiento como en precio.

Con la RX 570 y un buen procesador podrás exprimir hasta el juego más exigente en Full HD a +60 Fps estables y en calidad ultra.

Para 1440p también resulta válida, aunque no podrás exprimir el máximo potencial de los últimos juegos y tendrás que conformarte con una calidad de detalles y texturas menor. Además, es compatible con Oculus Rift y HTC Vive.

El único punto negativo, como es habitual en este segmento durante los últimos años, es su precio. Si al salir al mercado no pasaba de los 200 euros, lo que la convertía en una de las tarjetas más apetecibles del momento, ahora alcanza los 300 en muchos casos.

Ello la convierte en una recomendación difícil a día de hoy, ya que por solo un poco más es posible encontrar algunas versiones de la GTX 1060 de 6 GB o de la RX 580 de 4 GB, ambas mejores apuestas.

Además, su consumo es mayor al de la GTX 1060, por lo que es recomendable contar con una fuente de al menos 500w.

Puede adquirirse en la versión de 4 GB o de 8 GB GDDR5. Esta última no la recomendamos, ya que una cantidad mayor de VRAM sólo es realmente útil en tarjetas de gama más alta, y estaremos pagando un precio excesivo por ella.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes


Mejores tarjetas gráficas de gama alta para 4K y 1440p de 2018

Nvidia GeForce GTX 1070 Ti

La GTX 1070 Ti es, probablemente, la mejor tarjeta gráfica para gaming de la actualidad, si tenemos en consideración la gran potencia que ofrece por su precio.

En el ranking de tarjetas gráficas la encontramos entre la GTX 1070 y la GTX 1080. Y los modelos que ofrecen la posibilidad de hacer overclocking, se acerca más a esta última.

Es una excelente opción para 1440p, y también sirve de punto de entrada a la experiencia VR y el 4K, siempre que te conformes con una tasa de frames no muy alta.

¿En qué se diferencia con respecto al modelo no-Ti de la GTX 1070? En el número de núcleos CUDA, con 2432 frente a 1920, y la frecuencia base, con 1607 MHz en comparación con los 1506 del modelo original.

La frecuencia acelerada se mantiene inalterada, con 1683 MHz, aunque como ya hemos mencionado, algunos fabricantes ofrecen modelos desbloqueados para un plus de velocidad.

Esto significa una mejora del rendimiento de en torno al 10%, lo que en la práctica se traduce en unos 10 o 15 Fps más, dependiendo del juego y el resto de nuestra configuración.

¿Resulta suficiente para decantarnos por ella? Pues depende del precio. Si la diferencia es como mucho de 50 euros, creemos que sí merece la pena. Pero a partir de ahí no tiene mucho sentido, ya que por poco más podemos hacernos con la GTX 1080.

Si la ponemos frente a frente con la Radeon RX Vega 56, también resulta más rápida en casi todos los juegos, aunque nada espectacular. Eso sí, por un precio similar tiene mejor refrigeración, es más silenciosa y consume menos energía, lo que hace que la balanza se incline a su favor definitivamente.

Como punto negativo nos encontramos con un rendimiento por debajo de lo deseable en juegos con DirectX 12.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

Nvidia GeForce GTX 1080 Ti

La Nvidia GTX 1080 Ti es la mejor gráfica para gaming del mercado disponible hoy en día. No encontrarás nada mejor para 4K y VR (al menos sin tener que recurrir a la instalación de múltiples tarjetas, claro está).

Es cierto que la GTX Titan X la supera, pero también cuesta muchísimo más, y la diferencia de rendimiento no justifica su compra.

Cuenta nada menos que con 11 GB de tecnología GDDR5X y monta el mismo procesador, precisamente, que la GTX Titan X, el GP102. En otros aspectos, sin embargo, Nvidia la ha recortado para hacerla más asequible para los gamers.

Aún así, ofrece 3584 CUDA, una frecuencia acelerada de 1582 MHz e interfaz de memoria de 352 bits.

En 4K, la GTX 1080 Ti proporciona una experiencia de juego fluida (por encima de los 60-70 FPS) hasta en máxima calidad gráfica, y también es capaz de manejarse en el terreno de los 5K, o bien en configuraciones con dos monitores. Y por supuesto, también cumple con los requisitos para Oculus Rift y HTC Vive.

Requiere de una fuente de alimentación de al menos 600w, por lo que si vas a actualizar un ordenador antiguo, debes asegurarte antes de contar con esa potencia.

Por último, una advertencia: compra esta gráfica sólo si tienes un monitor de resolución 4K y un buen procesador que no le vaya a la zaga. Si planeas jugar en 1080p o 1440p, no merece la pena pagar su precio.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

Nvidia GeForce GTX 1080

La GTX 1080 sólo está por detrás de la GTX 1080 Ti. No hay otra tarjeta gráfica capaz de hacerle sombra. Es la opción más económica para jugar a 4K de forma relativamente fluida, aunque en esta resolución sufre para mantenerse en los 60 Fps estables en ciertos juegos.

Por lo tanto, en los 1440p donde realmente brilla este modelo. En un monitor de esas características podrás disfrutar de cada detalle gráfico sin perder un ápice de velocidad, al máximo rendimiento.

Con sus 8 GB de GDDR5X, es una auténtica bestia, a la que no se le resiste ningún título, por exigente que sea, y su salida al mercado fue toda una revolución. De hecho, es alrededor de un 30% más rápida que la GTX 980 Ti, que hasta entonces era nuestra recomendación número uno.

Pero es que también es un 30% más eficiente, y sólo es necesaria una fuente de alimentación de 500w.

Sus especificaciones también incluyen 2560 núcleos CUDA, 160 unidades de textura, frecuencia turbo de 1733 MHz e interfaz de memoria de 256 bits.

Su mayor competencia la encontramos en la RX Vega 64. En los juegos con algún tiempo, la GTX 1080 muestra un mejor comportamiento, mientras que en los últimos juegos, optimizados para las API más modernas, se muestran muy igualadas.

También hay que tener en cuenta que el modelo de Nvidia es bastante más barato que el de AMD, por lo que a día de hoy la GTX 1080 representa una elección más acertada.

Al igual que en el caso de su hermana mayor, sólo la recomendamos para monitores con altas resoluciones y/o tasas de refresco. De lo contrario, la RX 580, la GTX 1060 o la GTX 1070 son mejores opciones.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

Nvidia Geforce GTX 1070

Hasta la salida de la GTX 1070 Ti, esta era la mejor tarjeta por calidad-precio del mercado. Pero con la irrupción de esta, y más aún teniendo en cuenta la escasa diferencia de precio que existe entre ambas a día de hoy, ha perdido este título.

Pero eso no quiere decir que no siga siendo una gran opción. Gracias a sus 2432 núcleos CUDA, sus 8 GB de GDDR5, su ancho de interfaz de memoria de 256 bits y su frecuencia base de 1506 MHz, que se eleva hasta los 1683 MHz en modo acelerado, esta tarjeta garantiza un buen desempeño para los juegos AAA durante los próximos dos o tres años.

El impresionante rendimiento de la tecnología Pascal también asegura una excelente eficiencia energética. Con una fuente de alimentación de 500w y un conector de ocho pins tendremos suficiente para alimentar un equipo con esta gráfica.

La resolución ideal para la GTX 1070 son los 1440p, aunque si tu monitor además tiene una tasa de frecuencia de 144 Hz, deberás bajar un poco el detalle de las texturas para alcanzar los 60 FPS de forma constante.

En lo que sí resulta imbatible es para explotar los juegos más demandantes del mercado en 1080p y 144 MHz.

También es una de las mejores alternativas para sumergirse en la tecnología VR. Ofrece una experiencia satisfactoria tanto con Oculus Rift como con HTC Vive, sin tener que pagar por la GTX 1070 Ti o la GTX 1080.

Se ha visto ligeramente superada por la Radeon Vega 56 en ciertos juegos, pero por el momento esta tiene un precio prohibitivo, por lo que sin duda la GTX 1070 es mejor opción.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

AMD Radeon Vega 64

La nueva generación de GPU de AMD, las Radeon Vega, han llegado para hacer frente a las todopoderosas Nvidia GTX. Sin embargo, no parece que por el momento vayan a decantar la batalla a su favor.

Esta Radeon Vega 64 rivaliza en ciertos aspectos con la GTX 1080, pero en términos generales esta última sigue saliendo victorioso en la mayoría de juegos. Y con un precio casi un 50 % más elevado que en el momento de su salida al mercado, definitivamente no es una opción viable, al menos hasta que los precios no bajen notablemente.

La cantidad de energía que necesita para funcionar es mucho más elevada que en los modelos de Nvidia. AMD recomienda un mínimo de 750w, nada menos. Eso también encarece mucho el precio final de un equipo que monte esta gráfica.

Precio aparte, la Radeon Vega 64 introduce numerosas innovaciones dignas de mención. Para empezar, sus 8 GB de memoria están basados en el nuevo sistema HBM2, que permite un tránsito de información más rápido que el de las GDDR5.

También dispone de interfaz de 2048 bits, con lo que, aunque la velocidad de frecuencia sea de solo 1247 MHz y 1546 MHz en modo turbo, se trata de una tarjeta endiabladamente rápida.

La nueva estructura incorpora una nueva unidad de computación, los NCU (Next Generation Compute Unit), aseguran una mayor velocidad de reloj y un aumento de las instrucciones por ciclo.

En total, nos encontramos con 64 NCU, cada uno de los cuales alberga 64 procesadores Stream, lo que arroja 4096 de estas unidades.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

 

AMD Radeon Vega 56

Con la Radeon Vega 56 ocurre lo mismo que con la Vega 64: a los precios actuales no le hace sombra a las Nvidia de gama alta.

Por los 400 euros aproximadamente fijados para su precio de salida, hubiera protagonizado un excitante duelo con la GTX 1070, superándola en algunos juegos con DirectX 12. Pero lamentablemente toca esperar para verlas compitiendo con un precio más equilibrado.

Se beneficia de todas las mejoras de la nueva arquitectura de AMD Radeon que ya encontramos en la Vega 64, aunque el número de NCU se reduce a 56 (3584 Stream) y la frecuencia baja hasta los 1156 MHz y los 1471 MHz en turbo.

Pese a ello, se muestra superior a su hermana mayor por calidad-precio, ya que es casi 100 euros más barata y no necesita tanta energía para funcionar. Y el rendimiento no está tan alejado de aquella como cabría esperar: en 1440p podemos sostener los 60 FPS a buena calidad.

También es una compra interesante si dispones de un monitor Free-Sync, o si piensas comprarlo en breve, ya que los equivalentes para Nvidia, los G-Sync, son bastante más caros. Así que el conjunto de tarjeta gráfica + monitor contribuiría a reducir la diferencia de precio que existe con respecto a la GTX 1070 o la GTX 1070 ti.

Ver en Amazon    Ver en PcComponentes

Soy periodista y traductor especializado en nuevas tecnologías. Mi principal objetivo es ofrecer una información clara y sencilla sobre el mundo del hardware y el gaming.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies