Qué son y cómo funcionan los heatpipes de los disipadores para PC

Heatpipe de PC

Los procesadores de PC usan una elevada cantidad de energía para funcionar a máxima potencia. Pero eso tiene un coste: la energía se convierte en calor.

Como puedes imaginar, es importante sacar el exceso de calor de interior de nuestro equipo. De lo contrario los componentes se dañarían con el tiempo.

¿Y cómo se consigue esa refrigeración?

Principalmente mediante los disipadores para procesador. Pero estos componentes cuentan con un aliado que a menudo no tienen el suficiente reconocimiento: los heatpipes.

En este artículo te explicamos qué son estos tubos de calor y por qué tienen un papel tan importante en la refrigeración de tu ordenador.

 

Qué son los heatpipes para PC

Los heatpipes son un sistema de transferencia térmica que normalmente se usa para expulsar el calor producido por la CPU hacia el disipador.

Consiste en una serie de tubos de metal huecos que contienen un líquido refrigerante a presión. Cuando la temperatura de los tubos aumenta, este fluido se evapora, moviéndose por su interior en forma de gas.

Este cambio de estado de líquido a gaseoso es lo que otorga a los heatpipes su gran capacidad de refrigeración, ya que durante el proceso el fluido absorbe y luego expulsa una gran cantidad de calor.

Para facilitar la evaporación y la posterior condensación, los heatpipes están fabricados en materiales con una alta conductividad térmica. Es decir, que cambian de temperatura muy fácilmente.

Por lo común este material es cobre, debido a su gran conductividad (385 W/KM) y a su bajo precio. Pero también se pueden encontrar de aluminio.

Las paredes de los tubos suelen tener un grosor de entre 4mm y 8mm. Cuanto más gruesas sean, mejor conducirán el calor. Aunque, claro está, a cambio de mayor peso y volumen.

A los heatpipes también se conocen como tubos de calor, caloductos o, de forma más técnica, tubos termosifón bifásicos.

 

Funcionamiento de un heat pipe.

Cómo funcionan los heatpipes de los disipadores

A continuación vamos a ver de forma más detallada el funcionamiento de estos tubos de calor.

  1. El calor generado por la CPU se transfiere al interior de los tubos.
  2. El líquido del interior del heatpipe se calienta hasta alcanzar la temperatura de ebullición, cuando pasa a estado gaseoso.
  3. Este vapor fluye a través de los tubos antes de llegar al extremo. Y al estar en estado gaseoso, lo hace más rápido que si fuese un líquido.
  4. Cuando alcanza el final del tubo, se topa con la zona de condensación. Normalmente son unas aletas de aluminio diseñadas para enfriar de nuevo el gas.
  5. Al bajar la temperatura, se condensa y vuelve a su estado líquido original.
  6. El líquido retorna a la base del heatpipe bien por efecto de la gravedad o por acción capilar, gracias al material poroso que hay en las paredes del tubo.
  7. El calor llega a las aletas del disipador, que se encarga de expulsarlo por medio del ventilador.
  8. Vuelta a empezar.

 

Ventajas de los heatpipes

Los heatpipes se han ido extendiendo poco a poco en los disipadores gracias a sus numerosas ventajas.

Entre ellas destacan las siguientes:

  • Tienen una excelente calidad-precio.
  • Su capacidad de transferencia de calor es muy alta.
  • El gas se mueve más rápidamente que el agua, lo que permite un enfriamiento casi instantáneo.
  • Un buen heatpipe reduce la necesidad de contar con un ventilador muy grande y/o girando a gran velocidad. Por lo tanto, es un sistema muy silencioso.
  • El fluido no se sale ni se agota, ya que los tubos están sellados al vacío.
  • No requieren mantenimiento.

 

Desventajas de los heatpipes

A pesar de estas bondades, también nos encontramos con algunos puntos débiles:

  • Funcionan mejor en disipadores verticales.
  • El cobre conduce la electricidad, por lo que hay un pequeño riesgo de provocar cortocircuitos. No obstante, los tubos están galvanizados para evitar estos accidentes.
  • Su tamaño hace que no sean aptos para todas las torres.
  • Es un elemento casi exclusivo de los procesadores en equipos de sobremesa. En tarjetas gráficas y portátiles es complicado usarlos debido a su forma y tamaño.