Saltar al contenido

Mejores ordenadores portátiles para programar 2019: Guía de compra

Ordenadores portátiles para programación

Seas estudiante o profesional de la programación, necesitas un buen equipo para dar vida a tus proyectos.

La mayoría de los lenguajes de programación no requieren de un hardware demasiado potente, pero si te quedas corto, no podrás trabajar con fluidez y tendrás que cambiar de ordenador muy pronto.

Por eso, en esta guía vamos a explicarte en qué debes fijarte para comprar el mejor ordenador portátil para programar y cuáles son algunos los modelos más recomendables a día de hoy.

Sigue leyendo atentamente… ¡y no te saltes ni una línea!

¿Qué tipo de ordenador se necesita para programar?

El mundo de la programación es muy amplio. Cada programador trabaja con distintas herramientas y lenguajes y se dedica a proyectos muy diversos: software, aplicaciones móviles, videojuegos, páginas web…

Este es el principal motivo por el que no suelen venderse portátiles específicos para programar, ya que lo que vale para un programador, puede no valer para otro.

Por lo general no se necesita un ordenador muy potente para programar. Los portátiles para gaming y para edición de vídeo, por ejemplo, son mucho más exigentes, por lo que en estos casos sí deberás gastarte algo más.

Por eso, si ya tienes un PC potente para gaming y quieres usarlo también programar, no tendrás ningún problema, ya que cumplirá a la perfección.

Cómo elegir un portátil para programación

A continuación, te mostramos los aspectos más importantes que debes tener en cuenta antes de realizar tu compra.

Procesador: el cerebro del equipo

El procesador o CPU es la parte más importante de todo ordenador. Se suele decir, con razón, que es su cerebro, ya que es el responsable de realizar todos los cálculos necesarios para ejecutar los procesos y aplicaciones.

Dependiendo de la complejidad de tus proyectos, el procesador tendrá que manejar millones de bits de información, por lo que tener un modelo rápido es vital para trabajar de forma fluida.

Las especificaciones más importantes de un procesador son su número de núcleos y su frecuencia, medida en gigahercios (GHz).

Para programar, sobre todo si estás empezando, no necesitas un procesador de gama extrema. Si vas a trabajar con herramientas poco exigentes, un Intel Core i3 te puede valer. Pero si no quieres ir justo de potencia, es mejor optar por un i5 o incluso un i7. Y si prefieres ir por la vía de AMD, un Ryzen 5 o Ryzen 7.

Memoria RAM

La memoria RAM es otra de las especificaciones esenciales en un ordenador de estas características, ya que en ella se almacenan los datos e instrucciones que generan los distintos programas.

Si trabajas con entornos de desarrollo integrado (IDE) pesados, como Visual Studio, tener una buena cantidad de RAM se vuelve aún más importante. Y también te permitirá tener varios programas abiertos y pasar de uno a otro rápidamente.

Un buen punto de partida son los 8 GB, aunque si vas a usar software muy exigente, es mejor que aumentes al menos hasta los 16 GB.

Sin embargo, en la mayoría de los portátiles es posible ampliar la memoria, por lo que no es una decisión tan vital como en el caso del procesador. Por eso, si andas corto de presupuesto, nuestro consejo es que des prioridad al procesador, que es más difícil de reemplazar.

Otro factor en el que debes fijarte, además del tamaño, es el tipo de memoria. La RAM más moderna y rápida es la DDR4. Pero muchos modelos, especialmente los más baratos o los que ya tengan algún tiempo, pueden contar con memoria DDR3 o incluso DDR2.

Almacenamiento: HDD y SSD

El espacio de almacenamiento que necesites dependerá en gran medida del tamaño que ocupen tus proyectos y los programas que quieras instalar. También es probable que guardes fotos, documentos, vídeos y otros archivos personales, por lo que más vale que no elijas un disco duro muy pequeño.

Hoy en día es casi imprescindible contar con un disco de estado sólido o SSD, ya que son mucho más rápidos. Además, no cuentan con piezas móviles como los discos HDD tradicionales, por lo que no son tan frágiles, y podrás moverte con tu portátil con más libertad sin riesgo de perder tus datos.

Pero los SSD también son más caros, por lo que, si eliges uno de gran capacidad, el precio del equipo puede dispararse.

La mejor solución es optar por un ordenador con dos discos duros: un HDD para almacenar los archivos y un SSD en el que instalar el sistema operativo y los programas.

Tarjeta gráfica

La programación no requiere de una tarjeta gráfica muy potente, siempre que no vayas a diseñar videojuegos o a realizar otros trabajos que recaigan sobre la creación de gráficos.

Tendrás suficiente con una tarjeta dedicada de gama baja (2 o 3 GB de memoria VRAM), o incluso con el chip gráfico integrado que trae la mayoría de los procesadores modernos.

Eso sí, si quieres el portátil también para jugar, es casi imprescindible que cuente con tarjeta gráfica dedicada, y a poder ser, de mayor potencia (de 4 GB en adelante).

Capacidad y duración de la batería

No todo el mundo tiene las mismas necesidades en lo que a batería se refiere. Por eso, es importante que pienses con antelación dónde pasarás más tiempo trabajando.

Si vas a estar en un lugar fijo, como tu oficina o en casa, donde tendrás enchufes cercanos, la batería no es un aspecto tan crucial. Pero si vas a llevar el portátil contigo de un lado a otro y no quieres estar siempre buscando un lugar para cargarlo, entonces sí debes prestarle más atención.

Otra recomendación es que la batería sea fácil de reemplazar y se pueda encontrar fácilmente y a un bajo precio en el mercado. Y es que toda batería empezará a perder capacidad de carga progresivamente, por lo que, si usas mucho el ordenador, es muy probable que llegado un día quieras instalar una nueva.

Sistema operativo

Recomendar un sistema operativo siempre es complejo, ya que la elección final depende de preferencias personales. La mejor opción será aquella con la que te sientas más cómodo, ya que, de lo contrario, tu productividad se puede ver perjudicada.

Otra cosa es que quieras especializarte en software o aplicaciones específicas para un sistema operativo. En ese caso posiblemente debas elegir ese sistema, ya que las herramientas disponibles serán exclusivas de esa plataforma, o al menos estarán mejor adaptados a ella.

Estos son los sistemas operativos más populares:

  • Windows: es el más versátil, ya que es compatible con casi todos los lenguajes de programación. Además, los portátiles basados en este sistema son considerablemente más baratos que los Mac.
  • MacOS: es una implantación de UNIX, y eso lo hace enormemente amigable para los programadores. Y si prefieres usar Windows, también puedes instalarlo en él. Además, los equipos Mac tienen un hardware muy robusto y suelen ofrecer una vida útil más larga que los basados ordenadores Windows convencionales.
  • Linux: Otra opción con una gran popularidad entre los desarrolladores, con la ventaja de que es posible usarlo tanto en PC como en Mac. También se trata de un sistema operativo UNIX, altamente estable y ligero. Y a diferencia de Windows y MacOS, es de código abierto.

Otras funcionalidades: comodidad ante todo

Es muy probable que vayas a pasar muchas horas delante de tu nuevo ordenador, por lo que el trabajo te debe resultar lo más sencillo y cómodo posible.

Estos son algunos de los aspectos que debes valorar antes de hacer tu compra:

Teclado

Buena parte de la programación se basa en escribir código, por lo que no debes pasar por alto el teclado. Las teclas deben tener una buena profundidad y una pulsación satisfactoria, para saber a la perfección cuándo has accionado una tecla.

También tiene que ser resistente, para aguantar las muchas horas que pasarás tecleando, y si dispone de retroiluminación, mucho mejor.

Además, la zona donde se apoyan la parte inferior de las manos y las muñecas debe mantener una temperatura agradable.

Pantalla

Debe ser cómoda para la vista, por lo que recomendamos que sea de al menos 13 pulgadas y, si es posible, que tenga funciones para reducir la fatiga visual, como filtro de luz azul y tecnología antiparpadeo.

En cuanto al tipo de pantalla, para este tipo de tareas las IPS son las mejores, ya que producen menos reflejos y tienen mejores ángulos de visión que otras como las TN o las VA.

Dimensiones y peso

Por último, debes tener en cuenta las dimensiones y el peso del ordenador. Si lo vas a tener en un lugar fijo, como tu escritorio, esto no debe ser un problema. Pero si lo vas a llevar contigo a menudo al trabajo, a la facultad o a la cafetería, no querrás cargar con un bulto de 3 kilos.

Mejores portátiles para programadores

MacBook Air

Portátil Apple Macbook Air

El MacBook Air es el mejor portátil para programar en el lado de Apple. Con un hardware lo suficientemente potente para ejecutar una gran variedad de software, emuladores y máquinas virtuales, viene además con una nítida pantalla Retina con panel IPS de gran resolución.

En su interior encontramos un Intel Core i5 de doble núcleo, 8 GB de RAM DDR4 (ampliable a 16 GB) y un rápido SSD de 128 GB.

No es el portátil más potente del mercado, pero sí la opción perfecta para quienes quieran adentrarse en el ecosistema Apple con un equipo compacto y ligero, con un atractivo diseño marca de la casa y que, a diferencia de modelos anteriores, no tiene un precio prohibitivo.

Microsoft Surface Pro

Portátil para programar Microsoft Surface Pro 6

Si vas a diseñar software para Windows, ¿qué mejor forma de hacerlo que con un hardware propio de Microsoft?

El Microsoft Surface Pro 6 ofrece la mejor experiencia para programadores que quieran trabajar en diferentes lugares, o que pasan mucho tiempo de viaje. Esto se debe a su diseño ligero y convertible, que hace que pueda usarse como tablet o como portátil, según tus necesidades. Solo tienes que acoplar o retirar su teclado, por el que, eso sí, tendrás que pagar un pequeño extra.

Está disponible en varias versiones. La más potente cuenta con un procesador i7 y hasta 16 GB de RAM, y siendo idónea para programar en Java avanzado, MongoDB y Python, entre otros.

Su pantalla, aunque es de gran calidad y resolución, es de 12,5 pulgadas, por lo que si vas a pasar muchas horas delante de él, es posible que te resulte pequeña.

ASUS VivoBook S15

ASUS VivoBook S15

En términos de calidad-precio, pocas opciones mejores existen a día de hoy que este ASUS VivoBook S15.

Su procesador, un i7, es lo suficientemente potente para satisfacer a las necesidades de la mayoría de los desarrolladores, gracias a sus cuatro núcleos que funcionan a 1.8 GHz, pudiendo llegar hasta los 4 GHz en el modo turbo.

También dispone de tarjeta gráfica integrada, la NVIDIA GeForce MX130 de 2 GB, por lo que resulta especialmente recomendable para trabajar con gráficos. Y si eres gamer, también podrás disfrutar de tus juegos favoritos en su pantalla de 15,6 pulgadas.

Cuenta con una solución térmica inteligente de dos ventiladores, que mantiene las temperaturas a raya incluso cuando se le exige mucho, y la batería tiene una duración de hasta 8 horas.

Dell XPS 13

Dell XPS 13

La línea XPS de Dell es una de las favoritas entre los programadores de todo el mundo. Y no por casualidad: combina rendimiento, portabilidad, buena batería y una pantalla de gran calidad.

Este Dell XPS 13 puede encontrarse en distintas configuraciones. Nosotros nos quedamos con el modelo que viene con un procesador i5-8250U, 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento SSD, ya que permite trabajar en multitarea y con aplicaciones relativamente exigentes sin gastar una fortuna.

Para poder trabajar o ver películas con comodidad, su pantalla IPS ofrece unos excelentes ángulos de visión, y cuenta con el sistema InfinityEdge, gracias al cual apenas tiene bordes (solo miden 4 mm).

Con 1,21 kg de peso y un diseño ultradelgado, este Dell es uno de los ordenadores más portables disponibles a día de hoy.

Lenovo ThinkPad E580

No podía faltar en esta selección Lenovo, uno de los mejores fabricantes de portátiles de la actualidad. En concreto, hemos elegido el Lenovo ThinkPad E580, ya que es un excelente equipo de gama media para programación.

Una de las cosas que más nos gustan es que cuenta con un doble disco duro: un HDD de 1 TB y un SSD de 256 GB. Espacio de almacenamiento para aburrir, vaya.

En su corazón encontramos un i5-8250U de 1,6 GHz, y en su exterior podemos disfrutar de una pantalla de 1080p y 5,6 pulgadas y un teclado muy resistente y agradable al tacto, para escribir código durante horas y horas.

Elige tu ordenador para programar y diseña el software de tus sueños

Tienes el talento, los conocimientos y las ganas de programar. Ahora solo te queda comprar el mejor portátil para dar vida a tus creaciones, ya sean aplicaciones, videojuegos, páginas web o cualquier otro proyecto.

Como ves, no faltan buenas opciones en el mercado. Y precisamente por eso, puede resultar un poco difícil quedarse con un solo modelo. Espero que este artículo te haya servido para aclararte un poco las ideas y ya sepas mejor en qué debes fijarte para elegir sin miedo a equivocarte.

Si tienes cualquier duda o quieres conocer mi opinión sobre otro modelo que no aparezca en la lista, no tienes más que dejar un comentario y te responderé encantado.