¡Únete a nuestro canal de Telegram para enterarte de las mejores ofertas de gaming e informática! 👉 t.me/gamerpcES

Ordenador Para Diseño Gráfico 2021: Guía de Compra

Ordenador para diseño gráfico

El diseño es una de las actividades más comunes para cualquier usuario de PC. Quien más y quien menos ha hecho alguna vez alguna pequeña tarea a nivel amateur, como algún retoque de imágenes o el diseño de un cartel.

Hoy en día, cualquier ordenador es capaz de desarrollar este tipo de trabajos sin ningún problema.

Pero a medida que aumenta el nivel de profesionalidad y exigencia de estas actividades, también crece la potencia que debe tener nuestro hardware para que podamos trabajar con archivos pesados de gran resolución, con capas y modelos en 3D, etcétera.

Y todo ello de forma fluida, sin tener que esperar largos periodos de tiempo hasta que nuestros diseños sean procesados.

En este artículo vamos a ver qué requisitos debe cumplir un buen ordenador para diseño gráfico y a recomendar algunas configuraciones según vuestro presupuesto y nivel.

Características de un buen PC para diseño gráfico

A continuación te explicamos cuáles son los componentes más importantes en un ordenador para diseño gráfico y qué debes tener en cuenta para elegir los más adecuados:

 

Procesador.

Procesador

El procesador o CPU es la pieza más importante de nuestro PC, ya que será sobre la que recaiga la mayor parte del trabajo.

Por ello, lo más recomendable es elegir nuestro procesador en primer lugar, teniendo muy presente el presupuesto total del que disponemos, y a partir de ahí elegir los demás componentes.

Como orientación, puedes dedicar al procesador en torno al 25%-30% del presupuesto que tengas para el PC.

Pero, ¿cómo elegir el mejor procesador para diseño?

Estos son las especificaciones en las que debes fijarte:

  • Velocidad de frecuencia. Hoy en día cualquier CPU de gama media que se precie cuenta con al menos 3 GHz, pero nunca está de más asegurarse de que este requisito se cumpla. A partir de ahí, cualquier aumento será bienvenido.
  • Número de núcleos. Algunos programas y tareas irán mucho más rápido si el procesador tiene un buen número de núcleos, ya que la carga de trabajo se divide entre ellos. Un ejemplo claro son los procesos de renderizado. Por eso, es recomendable que nuestro procesador tenga al menos 4 núcleos. Algunos modelos también tienen tecnología hyperthreading, que divide cada núcleo en dos hilos.

¿Intel o AMD?

Si hablamos de marcas, el procesador puede ser un Intel Core o un AMD Ryzen.

En nuestra opinión, el fabricante no importa tanto como el modelo concreto que elijas. Pero aun así, hay algunas claves que pueden ayudarte a decidirte entre uno u otro:

  • Los Intel Core cuentan con una tecnología más asentada y normalmente un mayor rendimiento en cada núcleo individual. Los programas de Adobe se han optimizado durante años para ellos.
  • Los AMD Ryzen son más recientes, pero han ido mejorando enormemente desde su aparición. Suelen ofrecer mejor calidad-precio que los Intel. También apuestan más por la tecnología multinúcleo, lo que puede beneficiar a algunos procesos. Otra ventaja importante de los Ryzen es que todos tienen la capacidad de hacer overclock, es decir, configurarse para que funcionen a una velocidad superior a la que traen por defecto. En Intel solo algunos modelos ofrecen esta posibilidad.

En definitiva, cada fabricante tiene sus puntos fuertes. No existe una elección errónea.

No obstante, nuestra recomendación es que optes por un Ryzen si tienes un presupuesto algo limitado, mientras que la opción Intel la reservamos para equipos más potentes (y caros).

 

Memoria RAM.

Memoria RAM

Después de elegir tu procesador, el segundo factor que debes decidir es la cantidad de memoria RAM.

Este es otro componente fundamental para cualquier ordenador dedicado al diseño gráfico, ya que los software utilizados almacenan aquí la información a corto plazo, es decir, con la que está trabajando en ese momento.

Si nos quedamos cortos en RAM, los programas empezarán a guardar esta información en el disco duro, cuyo acceso resulta mucho más lento. Y por lo tanto, todo nuestro trabajo se verá ralentizado.

El mínimo de RAM exigible es 8GB, siendo 16GB lo más recomendable.

Pero si eres profesional o simplemente trabajas con archivos muy pesados, no dudes en aumentar esta cantidad si el presupuesto te lo permite.

También es aconsejable dividir la cantidad de memoria total que vayamos a instalar en dos módulos (o incluso en cuatro, para los equipos más potentes). Es decir, que si optamos por poner 16GB, es mejor comprar dos módulos de 8GB que uno sólo de 16GB.

Esto es porque la RAM funciona mejor en configuraciones Dual-Channel y Quad-Channel, ya que así puede acceder a más fuentes de memoria al mismo tiempo, consiguiendo una mayor fluidez.

Por último, tendrás que elegir la velocidad de la memoria (MHz). No es un factor que vayas a notar mucho en el día a día, pero siempre que puedas hazte con una memoria rápida, de 3200 MHz o 3600 MHz.

 

Tarjeta gráfica.

Tarjeta gráfica

Como ya hemos comentado, el procesador es dónde más recae la responsabilidad a la hora de diseñar gráficos, modelar en 3D o editar imágenes. Pero la tarjeta gráfica está cobrando más protagonismo poco a poco, especialmente si hablamos de renderizado.

Y es que cada vez más programas usan la gráfica para apoyar el trabajo de la CPU y así acelerar el procesado de imágenes.

Por eso, contar con el modelo adecuado puede hacerte ahorrar mucho tiempo, por lo que no conviene dejar de lado su elección.

Además, las tarjetas gráficas también cuentan con su propia memoria, que puede ser utilizada por el equipo para aligerar la carga de la memoria RAM principal.

Lo más importante es elegir una tarjeta con suficiente memoria. Entre 2 GB y 8 GB es una buena cifra para tareas de diseño.

En cuanto a la marca, nos encontramos con AMD Radeon y NVIDIA GeForce. Por lo general, recomendamos optar por una Nvidia, ya que cuenta con la tecnología exclusiva de renderizado CUDA, que es usada por muchos programas de diseño y edición.

AMD, por su parte, ha desarrollado el sistema OpenCL, que también es muy útil en muchos software, pero en este caso no es exclusivo, y también se puede encontrar en las tarjetas de Nvidia.

Disco duro

En el apartado del almacenamiento, lo mejor es contar con dos discos duros: uno tradicional (los llamados discos mecánicos o HDD), y otro de estado sólido (SSD).

El primero servirá para guardar nuestros trabajos ya finalizados, así como el resto de nuestros documentos y archivos personales (fotos, vídeos, documentos de texto…). También instalaremos en este disco la mayoría de programas y aplicaciones que no estén dedicadas al diseño, es decir, las de uso cotidiano, que no exijan mucho al sistema.

Por su parte, en el SSD instalaremos el sistema operativo (Windows, normalmente) y los programas con los que trabajemos comúnmente para editar y diseñar: Illustrator, After Effects, Corel Draw…

Evidentemente, cuanto mayor sea la capacidad de ambos discos, mejor. Los discos tradicionales tienen un precio muy asequible a día de hoy, por lo que el mínimo recomendable es 1TB, pudiendo hacerte con uno mayor por no mucho más dinero.

En el caso de los SSD, su precio es bastante más elevado, pero en los últimos años ha bajado bastante, por lo que podemos hacernos con uno de 256 GB o 500 GB sin tener que tirar la casa por la ventana.

Mejores configuraciones de ordenadores para diseño gráfico

A continuación vamos a ver las mejores configuraciones o presupuestos para montar un buen ordenador para diseño gráfico, divididas en tres categorías, de más barato a más caro.

Ofrecemos dos opciones: Por un lado, comprar las piezas por separado y montar el equipo por nosotros mismos (o llevarlas a nuestra tienda de informática de confianza para que lo monten por nosotros), o bien comprar el equipo completo ya montado y listo para funcionar (una alternativa por la que tendremos que pagar un poco más).

Estos equipos también sirven como ordenadores para Photoshop y edición fotográfica en general, por lo que no tendrás ningún problema si también vas a realizar este tipo de trabajos.

PC para diseño gráfico barato: 800 euros

Ordenador para diseño gráfico por 800 euros.Si lo que buscas es un PC para diseñar a nivel aficionado o casual, este equipo puede brindarte todo lo que necesitas por un precio bastante ajustado.

El corazón de este ordenador es un Ryzen 5 3600, un procesador de seis núcleos y una frecuencia base de 3,6 GHz, que se eleva hasta los 4,2 GHz en modo turbo.

El excelente rendimiento por núcleo de esta CPU nos permitirá manejar de forma fluida cualquier software que trabaje de forma intensiva en núcleos individuales, algo a lo que también contribuye su elevado número de instrucciones por ciclo.

Además, su gran eficiencia energética (65W) hará que no necesitemos mucha potencia para hacer funcionar a nuestro equipo.

En cuanto a la tarjeta gráfica, hemos optado por una Nvidia Geforce GTX 1050 Ti, que con sus 4GB de memoria GDDR5 y sus 768 núcleos CUDA se convierte en el compañero perfecto del Ryzen 3600.

Completan el equipo una placa base con todas las funcionalidades que cualquier usuario medio pueda necesitar, 8GB de memoria RAM DDR4 (dos módulos de 4GB) y 3200 Mhz de velocidad, un SSD de 500GB, un disco duro de 1TB y una fuente de alimentación de 500W.

Si quieres este PC montado y listo para funcionar, puedes comprarlo en Aussar desde aquí. ¡Y llévate un ventilador para tu torre de regalo!

NOTA: Asegúrate de que todos los productos está en stock y aparecen en el carrito de la compra antes de hacer tu pedido.

 

PC para diseño gráfico entusiasta: 1.200 euros

PC para diseño grafico entusiastaEste equipo es apto para trabajos de diseño gráfico más exigentes. Si dedicas a esta actividad bastante tiempo, realizas encargos de forma periódica o estás estudiando diseño gráfico para convertirte en profesional algún día, este PC te permitirá ahorrar mucho tiempo en tareas de procesado y renderizado. Nunca sentirás que tu creatividad queda lastrada por un ordenador lento.

El procesador elegido es el AMD Ryzen 7 3700X, uno de los preferidos por diseñadores gráficos de todo el mundo. Este modelo tiene 8 núcleos y tecnología multihilo. ¿Y esto qué significa? Pues que en determinadas situaciones, cada núcleo funciona con dos subprocesos en paralelo, por lo que se consiguen un total de 16 hilos o núcleos virtuales puestos al servicio del software de diseño que lo requiera.

Además, cuenta con una frecuencia base de 3,6 GHz, una frecuencia turbo de 4,4 GHz y una memoria de 32 MB de Caché L3.

Todo ello convierte al AMD Ryzen 7 3700X en un procesador idóneo tanto para diseño gráfico como para multitarea, ya que podremos realizar diferentes actividades a la vez sin que el rendimiento de nuestro equipo se vea perjudicado.

En el apartado de la tarjeta gráfica, elevamos la apuesta a una GTX 1660 de 6 GB de GDDR5 y 1408 núcleos CUDA, que nos ayudarán a realizar nuestro trabajo como diseñador o ilustrador de forma fluida. Y si vamos a utilizar el PC también para jugar, podremos hacerlo con los últimos títulos del mercado corriendo como la seda en resoluciones de 1920 x 1080.

En esta configuración también contamos con 16GB de memoria RAM, suficiente para un uso entusiasta en este tipo de tareas, divididos en dos módulos de 8GB y una velocidad de 3200MHz.

Si quieres este PC montado y listo para funcionar, puedes comprarlo en Aussar desde aquí. ¡Y llévate un ventilador para tu torre de regalo!

NOTA: Asegúrate de que todos los productos está en stock y aparecen en el carrito de la compra antes de hacer tu pedido.

PC para diseño gráfico profesional: 2.000 euros

Ordenador para diseño gráfico por 2000 eurosPara profesionales del sector que busquen una inversión que puedan amortizar a corto plazo, nuestro ordenador sugerido se basa en un procesador Intel Core i9-9900K. La serie i9 de Intel está orientada a profesionales del diseño y la edición multimedia, así como gamers ultraexigentes.

Este procesador cuenta con 8 núcleos y tecnología hyperthreading, lo que hace un total de 16 hilos a nuestra disposición. Esta característica es especialmente útil para tareas de renderizado y para cuando usemos varios software a la vez.

Además de contar con tantos núcleos, cada uno también rinde de forma excepcional de forma individual, por lo que se adapta a la perfección tanto a programas que trabajan con varios hilos a la vez como los que se centran sólo uno o dos núcleos.

También se trata de un modelo bastante rápido, con una frecuencia base de 3,6 GHz y 5 GHz en modo turbo. Esta velocidad se puede incrementar aún más por medio del overclocking, siempre que tengamos un buen sistema de refrigeración.

Por su parte, la memoria interna se eleva hasta los 16 MB de L3 Caché.

Junto con una tarjeta gráfica Nvidia Geforce RTX 2070 Super, de 8 GB de memoria GDDR6, tendremos un equipo capaz de rendir al máximo nivel con cualquier programa o suite de diseño que utilicemos en nuestro trabajo diario.

La memoria RAM consta de 32 GB de 2666 Mhz. Nuestra recomendación es instalarla en dos módulos de 16 GB, aunque este sistema soporta quad-chanel, por lo que si queremos aumentar la memoria hasta 64 GB, no tenemos más que comprar otro par de módulos igual.

Si quieres este PC montado y listo para funcionar, puedes comprarlo en Aussar desde aquí. ¡Y llévate un ventilador para tu torre de regalo!

NOTA: Asegúrate de que todos los productos está en stock y aparecen en el carrito de la compra antes de hacer tu pedido.

Conclusiones

Hasta aquí nuestros consejos y configuraciones para conseguir el mejor ordenador para diseñadores gráficos. Como ves, lo más importante es que elijas un procesador potente, pero sin descuidar el resto del equipo, ya que todos los componentes deben estar en perfecta armonía.

Si te tomas el diseño gráfico en serio, también tendrás que añadir un buen monitor a la compra, que reproduzca adecuadamente la mayor gama de color posible.

Luego solo queda dar rienda suelta a tu imaginación. De lo demás, se encarga tu nuevo PC.

GamerPC